Me Lo Dijo Pérez Me Lo Dijo Pérez

Imputaron a los policías que agredieron salvajemente al plomero en Río Cuarto

Se trata de los agentes David Sanabria y Cristian Colautti, quienes ya fueron pasados a pasiva. También quedó imputada, la agente Daiana Rojo, por encubrimiento.

CÓRDOBA 26 de enero de 2021
departamental-rio-cuarto

Los dos policías acusados de golpear ferozmente a un hombre que estaba demorado en la Departamental de Policía de Río Cuarto quedaron acusados de vejaciones. Y otra agente, quedó imputada por encubrimiento. 

Se trata de los agentes David Sanabria y Cristian Colautti, quienes la semana fueron separados de la fuerza por el Tribunal de Conducta Policial, junto con otros dos uniformados, reportó Puntal. 

El caso se conoció luego que la pareja de la víctima de 42 años, denunciara la situación ocurrida el 17 de enero en el interior de la comisaría. El hombre, oriundo de Río Segundo y plomero de profesión, tras ser atacado tuvo que ser intervenido quirúrgicamente por una fractura en la mándibula que le dejará secuelas. 

La mujer indicó que en la noche de ese sábado viajaban en dirección a Córdoba y decidieron estacionar en la banquina para que la mujer pudiera orinar. A los pocos minutos, los policías los detuvieron, porque los vincularon con otro vehículo que también se detuvo en el sector de la ruta A005 antes de llegar al Puente Islas Malvinas.

Se trataba de un auto que los patrulleros venían persiguiendo por unos hechos de robo denunciados en las localidades de Berrotarán y Gigena.

El hecho que inicialmente fue denunciado en una fiscalía cordobesa, recaló en la Fiscalía de Tercer Turno a cargo de Fernando Moine quien recolectó documentación en la alcaidía y esta semana decidió la imputación de Sanabria y Colautti, por vejaciones calificadas y falsedad ideológica, delitos que se agravan por ser cometidos en coautoría por funcionarios públicos.

Ambos ya fueron pasados a situación pasiva por el Tribunal de Conducta Policíal y también decidió apartar provisoriamente a la agente Daiana Rojo y a Facundo Ceballos.

Según la causa a cargo del fiscal Moine, Galíndez estaba esposado a la hora de haber sido golpeado por los uniformados, por lo cual no podía ni siquiera defenderse ante la golpiza de los dos policías.

Moine analizó el comportamiento de estos dos últimos uniformados y decidió que Rojo debía responder por encubrimiento agravado en concurso ideal con falsedad ideológica agravada. El fiscal colocó a la funcionaria en el lugar de los hechos y le atribuyó no haber hecho nada para impedir que el hmbre sea golpeado en plena alcaidía.

Respecto a Facundo Ceballos, que inicialmente fue incluido en la lista de agentes sospechados, porque su nombre figuraba en el listado de guardia de ese día, la fiscalía entendió que hasta el momento no existe ningún elemento de prueba que amerite una imputación en su contra.

Fuente: La Nueva Mañana

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias