Córdoba: El clima y los countries juegan en contra de los quinteros

El negocio inmobiliario copa tierras de las quintas, el sol quema todo lo que encuentra.

CÓRDOBA 06 de marzo de 2023 Pérez Darío Eduardo Pérez Darío Eduardo
LECHUGAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

“En verano la productividad cae hasta cuatro veces”
De acuerdo a un informe privado, las verdulerías suelen aplicar un aumento de entre 40% y 50% a la mercadería que compran al productor. Mientras que en las grandes superficies que compran en grandes volúmenes las remarcaciones son mayores, distorsionando los precios de esta cadena. Desde dentro del sector hortícola sostienen que las subas responden a contracciones de la oferta ocasionadas no solo por los calores y la falta de lluvias. Además, tanto la cantidad de productores como las tierras periurbanas destinadas a la producción de agroalimentos se han ido reduciendo en los últimos años. 

El presidente de la Asociación de Productores Hortícolas de Córdoba, Gustavo Truccia, dijo a La Nueva Mañana que la “falta de rentabilidad” desalienta al sector por lo que “el negocio inmobiliario fue copando lo que antes eran tierras para producir alimentos” en la periferia de la ciudad. Además, al proveerse del agua de la napa freática, algunos se desplazan hacia donde el recurso esté disponible con perforaciones de baja profundidad, “cuando en zona norte quizás tengas que perforar 180 metros para dar con la napa”. 

Además, los canales de riego que traen agua desde el dique San Roque, una de las pocas obras de infraestructura que irriga las parcelas del cinturón verde, están “inutilizadas durante gran parte del año”. Estos canales se contaminan al cruzar la ciudad, sostiene Gustavo Truccia, “en donde se usa como desagüe”. Esto, sumado a que no todos acceden a la red de agua y otros servicios básicos, hacen a la baja rentabilidad. Consecuentemente, el acceso a modos de producción más eficientes queda vedado para los productores. 

Si bien existen líneas de créditos de bancos estatales con tasa subsidiada, se trata de montos muy menores que apenas sirven para acondicionar maquinaria. El dirigente de los horticultores aclaró que cubrir una hectárea con malla antigranizo cuesta más de $3 millones. El costo de un invernadero chico es aún mayor, por lo que prácticamente ningún horticultor está en condiciones de enfrentar esos gastos para invertir en eficiencia productiva. Por tanto, quedan a merced de las inclemencias climáticas. Así, en el periodo estival “las plantas sufren estrés por los calores y falta de agua” bajando su rendimiento hasta cuatro veces menos por lote. 

 Sólo en el último año, el precio de la manzana escaló 160%, 340% la cebolla, 113% el tomate, la papa anotó 296% de suba y la lechuga 410%.
El 35% de los horticultores cordobeses no tiene acceso a agua de red
En efecto, la falta de inversión en los establecimientos frutihortícolas también condiciona al stock de oferta repercutiendo en los precios. Las condiciones en las que se producen estos alimentos en el cinturón verde cordobés no son las mejores, de acuerdo a una investigación del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) realizada en 2019. Siendo una de las características la dificultad que tienen las explotaciones que están en los bordes del área metropolitana de Córdoba para acceder a los servicios básicos. 

El agua de red le es esquiva al 35% de los establecimientos, mientras que el 30% no puede acceder a la electricidad, señala el informe del organismo de investigación. Asimismo, el acceso al servicio de gas natural por red es casi inexistente, por lo que cerca del 80% de los encuestados en el relevamiento recurre a la garrafa. Al ser el gas envasado más costoso que el de red, cualquier intento por acondicionar los invernaderos con calefacción para evitar las heladas, tiene un costo adicional por la falta de infraestructura. 

El 90% de los productores tiene pérdidas por factores climáticos
Del relevamiento de 312 unidades productivas, los técnicos del INTA advirtieron mayor mecanización en la cosecha de la papa y zanahoria. Sin embargo, otra realidad tienen las quintas productoras de verduras de hoja, frutos y otros vegetales (el 86% de la muestra), en donde las “inversiones en mecanización y maquinaria motora” escasean. De hecho, en los últimos cinco años, el 90% de los productores consultados tuvieron “pérdidas económicas significativas por eventos climáticos”. El granizo, la helada y la sequía son los principales enemigos de los horticultores del área periurbana de la ciudad.

Lejos de ser una particularidad de estas tierras, la mayoría de los establecimientos del país no logra domar ninguna variable climática. Por caso, en la región cuyana que explica el 80% de los tomates producidos en el país cerca del 80% de los cultivos se hacen a campo, sólo el 22% declaró implementar algún tipo de protección para contrarrestar las inclemencias climáticas. En efecto, la productividad promedio anual del tomate argentino es de 67 toneladas por hectárea, según información oficial del Ministerio de Economía de Mendoza.

En la vereda de enfrente se encuentran los cultivos de tomate españoles que a falta de territorio vasto han optimizado recursos para transformarse en el tercer exportador a nivel mundial. En el sur de España se sitúan las principales unidades de producción desde donde lograron una eficiencia de 120 toneladas por hectárea. Cifras que alcanzaron de la mano de invernaderos que explican el 60% de los tomates cultivados, ya que solo el 25% de los tomates se hacen al aire libre. El 15% restante son cultivos bajo algún tipo de protección.

El paradigma holandés de la producción agroalimentaria
No obstante, si de eficiencia se trata quienes están a la cabeza son las producciones hortícolas holandesas, que han logrado ganar mercados desde un territorio cuatro veces más pequeño que el de la provincia de Córdoba. Incorporando tecnología en la elaboración de productos agroalimentarios hicieron de este sector uno de los motores de su economía superando la adversidad de su clima, más bajo que el de otros países europeos, y con menos horas de luz. Horticultura en invernaderos de alta tecnología fue la clave del alto rendimiento de su agricultura. Mediante el uso de luz artificial, calefacción y bajo el método hidropónico lograron una productividad de más de 700 toneladas por hectárea.

Incorporación de ciencia y técnica, planificación estatal e inversión en invernaderos son los pilares de la experiencia holandesa. La Argentina tiene un largo camino por recorrer en la producción agroalimetnaria en donde la carne, cereales, oleaginosas y sus derivados adquirieron competitividad externa (en muchos casos con escasa inversión), pero los alimentos frescos aún están en el debe. 

  

Te puede interesar
Lo más visto
429665208_928768048693640_312478477129509366_n

Bernarte anunció loteo de 500 terrenos, plan de viviendas, drones, domos y un Chat Bot

Pérez Darío Eduardo
LOCALES 02 de marzo de 2024

Ashira llegará a los barrios faltantes: Plaza San Francisco; Chacras del Norte; Villa Golf; Altos del Prado; Palmares I, II y III; Nuevo Italia; Loteo del Libertador; Los Timbúes; Senderos del Savio; Campo Chico; Parque de las Rosas; Magdalena II; Loteo Blas; Casonas del Bosque; Nuevo Centro; Brisas del Sur; La Alameda; Lo Tengo y Procrear".