Abuso escuela Rafalea: denunciaron que se incorporó un falso testimonio para frenar la causa

REGIONALES 28 de julio de 2022
A 12 meses de que se denunciara el hecho de abuso sexual perpetrado contra una niña de 7 años en los baños de la escuela, la familia y los abogados defensores apuntaron fuertemente contra el MPA y la fiscalía por frenar la causa.

Hace un año, Rafaela se convulsionó luego de que  trascendiera el caso de una niña de 7 años abusada en los baños del  Colegio San José.  A 12 meses el hecho sigue impune, la defensa denunció ayer en una conferencia de prensa que la Fiscalía habría introducido una declaración falsa para desviar la investigación.

La rueda de prensa comenzó con la lectura de un informe emitido por los abogados patrocinantes, resumiendo su visión de lo ocurrido en la causa judicial en los últimos meses y lo que ellos califican como escandalosa actuación del Ministerio Público de la Acusación de Rafaela, en cuanto al proceder en la investigación penal preparatoria "que nunca se realizó como debiera", dijeron sus representantes.

"En el mes de octubre de 2021 -continuó la abogada Condrac- demostramos que una médica pediatra cuya declaración en la causa había sido introducida por las fiscales, había declarado falsedades para desviar la investigación. "Solicitamos entonces que en forma urgente se secuestre su teléfono y que se investiguen sus comunicaciones. En primer lugar se lo solicitamos a las fiscales Favia Burella y Ángela Capitanio, quienes se negaron a investigar; recurrimos al fiscal Regional Diego Vigo, que sostuvo a las fiscales en su decisión de no investigar a la médica.

Continuaron los abogados querellantes: "Interpusimos todos los recursos posibles del Código Procesal Penal y aún de la Constitución de la Provincia de Santa Fe. Tocamos todas las puertas y todas permanecieron hermética, sistemática y corporativamente cerradas para la niña víctima. Todos y cada uno de los operadores del MPA que intervinieron reforzaron la decisión del anterior. El MPA se blindó en la negativa a investigar y con ello obstaculizó el Acceso a la Justicia de la niña de tal modo que lo tornó imposible. Perdieron por el camino su deber de objetividad y transparencia. La negativa unánime del MPA a investigar tanto el abuso sexual como las falsedades de la médica que atacó la investigación, significó una revictimización para la niña, para su madre, su padre y su familia ampliada. Todos ellos y también este equipo legal padecimos de parte del MPA de Rafaela una mayúscula y cruel violencia institucional, que vino a agregarse a los engaños y destratos que la familia sufrió de parte de autoridades del Colegio en los días posteriores a denunciar el abuso cometido. Contra el reclamo de investigación del abuso denunciado, la escuela y el MPA de Rafaela cometieron abuso de poder".

El  28 de julio del 2021,  cerca del mediodía, un grupo de padres se acercó hasta el colegio en busca de respuestas. Fue el Dr. Alejandro Bonnet quien intentó responder a las exigencias, en carácter de letrado de la Institución y declaró que, desde el colegio no tenían identificado al abusador pero que “las cámaras (de seguridad) ya se vieron y es la Justicia quien resolverá". 

Sin embargo, con el correr de los días, se supo que las famosas imágenes sólo se guardaron 24 horas, por lo que se sospechaba que, en el ínterin y los tiempos de acción de la Fiscalía, se habían perdido pruebas fundamentales para la causa. 

A 11 días del hecho que conmocionó a la ciudad y la región, finalmente desde el Obispado dieron a conocer un comunicado en relación a la situación, donde aseguraban que estaban colaborando “desde un primer momento”, tanto al MPA como al Ministerio de Educación. Sin embargo, ese fue el único y último comunicado que emitieron desde la entidad máxima de la Iglesia diocesana. A partir de allí, todo fue silencio. 

Te puede interesar