Me Lo Dijo Pérez Me Lo Dijo Pérez

Denuncian que la provincia dejó sin recursos a un programa para personas con discapacidad

Los mas afectados son los pacientes con discapacidad que no pueden pagar los tratamientos en el ámbito privado.

EL PAIS 25 de abril de 2020
Diseño-sin-título-83

Una trabajadora, de la cual se  resguarda su identidad (por su temor a represalias laborales), denunció al El Resaltador que el gobierno de Córdoba dejó sin recursos al Programa de Servicios a las Personas con Discapacidad (PROSAD), en plena cuarentena.

Según informa el sitio oficial de la provincia, Prosad tiene el objetivo general de garantizar el acceso de prestaciones básicas a través de ayudas económicas a personas con discapacidad sin obra social y sin recursos económicos suficientes.

Las prestaciones que abarca, y que hoy peligran son: centro educativo terapéutico; hogarización; rehabilitación; acompañante terapéutico; trasporte especial; ayudas técnicas (pañales, sillas de ruedas, audífonos, y otros); y cuidador domiciliario.

La entrevistada nos explicó que Prosad abona a los profesionales que trabajan en el ámbito privado y brindan sus servicios a las personas sin recursos.

Para acceder al programa, se deben cumplir ciertos requisitos, por ejemplo, la negativa de Anses, el rechazo de Apross, la presentación de un informe socioeconómico de la situación de la persona y su familia, y la negativa del hospital público. Así se constata que quien solicita el servicio, no tiene los recursos como para hacerse cargo de una terapia de rehabilitación privada.

“Las personas con discapacidad forman parte de la población en riesgo, y necesitan de rehabilitación todas las semanas. En algunos casos, durante un día, en otros pueden necesitar dos o tres o más, dependiendo de la funcionalidad de la persona”, dijo la profesional.

La denunciante, contó que a partir de la cuarentena se suspendió todo. No les atendían el teléfono, ni les decían que hacer. Hace una semana pudieron contactarse con las autoridades de Prosad, en ese momento se enteraron de que lo trabajado durante la cuarentena no iba a ser abonado, ya que ellos no habían dado la orden de continuar con las tareas del programa.

Aún así, la entrevistada nos dijo que siguen trabajando de manera online. Esto presenta dificultades, ya que no todos los pacientes cuentan con un celular o una computadora, para hacer una videollamada.

La profesional hizo hincapié en que son situaciones muy desfavorecidas, de personas que realmente necesitan rehabilitación y acompañamiento.

“Vamos a seguir trabajando. El hecho es que no se están pagando ni cubriendo estos servicios. Nosotras lo hacemos ad honorem pero corremos con nuestros gastos, y estos tienen un límite”, dijo la trabajadora.

La denunciante y sus colegas, quieren hacer público que un programa de la provincia deja sin recursos a los prestadores de los diferentes servicios, afectando directamente a los pacientes con discapacidad que no pueden pagar los tratamientos en el ámbito privado.

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias