Científicos explican porqué repelentes y fumigaciones son relativos para combatir Dengue

El mosquito del dengue no vive en pastizales

LOCALES 30 de noviembre de 2023 Pérez Darío Eduardo Pérez Darío Eduardo
2808repelentecoronavirus-1008149

El DENGUE  es  un problema , una verdadera tortura  para   una media  docena  de barrios, pero se desparrama  por  el  resto, por  más  que  el periodismo lo  ignore  y  el  Ministerio de Salud de  Córdoba ya no  brinda  lo  datos oficiales. Dos  expertos en  el tema  LEONEL  TESLER  y NICOLÁS Schweigman ,  coinciden que  NO SIRVEN  LAS FUMIGACIONES  O CORTAR  LOS  YUYOS ,  LOS REPELENTES SON RELATIVOS  Y LA ÚNICA  SOLUCIÓN  ES QUE  TODO  EL BARRIO  LO  ELIMINE DENTRO  DE LAS  VIVIENDAS  AL  MISMO TIEMPO

El dengue es un virus transmitido por el mosquito Aedes aegypti, identificado por tener el cuerpo negro y rayas blancas. Es también el mismo mosquito que transmite el zika, el chikunguña y la fiebre amarilla. Según Nicolás Schweigmann, docente de la UBA, investigador del Conicet e integrante del Grupo de Investigación sobre Mosquitos en Argentina (GIMA), la llegada del Aedes aegypti a América está vinculada al comercio de esclavos durante el colonialismo. “En los toneles de los barcos venían las larvas y huevos. El mosquito no se adapta bien al ámbito silvestre, pero sí en las viviendas y pasa a ser un vector que transmite enfermedades”, dijo a Página|12.

Tanto Tesler como Schweigmann advirtieron que es particularmente peligroso contraer el virus del dengue una segunda vez, así sea del mismo serotipo que se tuvo antes. “Los síntomas del dengue son producidos por el propio cuerpo, es la reacción del sistema de defensa --aseguró Tesler-. Cuando se repite la exposición al virus, los síntomas son más complicados porque la reacción del cuerpo es más fuerte y el sistema de defensa no defiende, sino que daña”.

Hasta el momento, se registraron 7 fallecidos por dengue y hay otros 9 casos sospechosos. “La tasa de fallecimientos es baja. Pero si hay miles de casos, como pasa en Brasil ahora, esa tasa se vuelve un montón en términos absolutos”, aclaró Tesler.

La prevención
El presidente de la FSS señaló que el mosquito del dengue no es un mosquito de pastizales”, sino que se instala en los hogares. “Por eso no sirve fumigar ni cortar el pasto, porque se reproduce en las casas, en el patio, en el agua del florero o en palanganas donde se acumule un poco de agua, señaló Tesler.

En la misma línea se expresó Schweigmann: El Aedes aegypti aprovecha recipientes con agua que la gente se olvida. Y no tiene que ser agua limpia, necesariamente”. Para poder reproducirse, explicó el investigador, la hembra del mosquito debe picar a varias personas hasta que su cuerpo se hincha hasta llegar a la replesión, el momento en el que no puede absorber más sangre. “Esta necesidad de picar más de una vez lo hace más peligroso desde el punto de vista epidemiológico, apuntó Schweigmann. El Aedes, agregó, pica sólo de día, usualmente en las piernas, y puede poner cerca de cien huevos por cada ciclo reproductivo-

Según Schweigmann, existe un “paradigma químico”, según el cual las personas creen que se elimina a los mosquitos mediante la fumigación de espacios públicos. “Estos mosquitos están en las casas. Cuando se ve un Aedes, quiere decir que tenés un criadero a, más o menos, 40 metros. Las publicidades de matamosquitos no muestran las larvas o los criaderos, que son el verdadero problema. Con matar a los mosquitos adultos no se hace nada”, afirmó.

SchweigmanSn y los integrantes del GIMA denunciaron que empresas de agrofumigación intentaron ofrecer sus servicios para fumigar el mosquito desde aviones. “Quieren hacer negocio. Esto el Ministerio de Salud no lo permite”, aseguró. En un documento, los investigadores de GIMA explican que la fumigación debe realizarse con “insecticida en forma de termoniebla” alrededor de donde vive la persona infectada con dengue “de forma manual” o, en su defecto, “con equipos montados sobre vehículos para aplicar el insecticida desde las calles, lo cual tiene menor efectividad”.

El uso de repelente, si bien es aconsejable, tampoco es una solución. “El repelente es un ‘sálvese quien pueda’ --dijo Schweigmann--. Ahí el mosquito va a ir a picar a otra persona que está cerca. Si todas las personas que viven en la manzana se ponen repelente, ahí el mosquito se acostumbra”.

El final del verano y las altas temperaturas no implican el final del brote del dengue. “Entre marzo y junio es el momento de mayor riesgo para tener dengue --explicó Tesler--. Históricamente, siempre hay un pico entre enero y febrero y otro entre marzo y junio. Recién en julio baja el riesgo del dengue porque, para que los huevos no se reproduzcan, es necesario tener temperaturas por debajo de los 12 grados de manera sostenida.


Por su parte, Schweigmann opinó que “la prevención principal debe ser durante el invierno” porque al no haber mosquitos adultos circulando, “los huevos que están en los recipientes esperando la primavera pueden limpiarse” y, de esta manera, disminuir la población del Aedes. “La falencia es que no se hace nada hasta que el problema ocurre y, por eso, las campañas son sólo en verano. Tiene que instalarse el problema en la sociedad porque todos los años hay abundancia de Aedes con gran probabilidad de epidemia, señaló el investigador.

Schweigmann y Tesler coinciden en que la solución al problema del dengue debe ser colectiva. “En este contexto es difícil, pero hay que pensar la acción y el descacharre con los vecinos de la manzana para acordar en qué ambiente queremos vivir”, afirmó Schweigmann. Para Tesler, sería bueno “aprovechar la cuarentena para descacharrar”, pero opinó que esta acción debería estar coordinada por el Estado para que “todos los recipientes de agua en el barrio desaparezcan en el mismo momento” porque “no sirve la acción individual”. “Si uno descacharra y el vecino no, hay dengue igual --señaló--. La única forma de terminar con el dengue es terminar con el mosquito”.

Los síntomas
Ante el incremento de casos de dengue en Argentina, los expertos advierten que se debe prestar atención a los síntomas para realizar la consulta médica. Fiebre alta, dolor en el cuerpo y detrás de los ojos son los principales síntomas del virus transmitido por el mosquito Aedes aegypti.

Leonel Tesler, médico sanitarista y presidente de la Fundación Soberanía Sanitaria (FSS) explicó que existen diferentes tipos de virus del dengue (denominados serotipos), pero los síntomas son similares en todos los casos. “Inicialmente, el dengue se manifiesta con fiebre alta, mucho dolor corporal y suele aparecer un dolor muy fuerte de cabeza atrás de los ojos. Siempre que una persona tiene dengue, aparecen estos síntomas”, dijo Tesler a Página|12 y agregó que otros síntomas pueden ser la pérdida de apetito, los vómitos y la aparición de sarpullido.

El dengue también causa la disminución en la cantidad de plaquetas, fragmentos de células que se encargan de la coagulación de la sangre. “Las personas tenemos entre 150 mil y 350 mil plaquetas. Para que empiece a ser peligroso se tiene que estar por debajo de los 40 mil”, afirmó. La baja en las plaquetas puede ocasionar hemorragias y, en esos casos, se interna al paciente. Las hemorragias, agregó Tesler, se pueden manifestar como puntos rojos en las zonas de apoyo --como los pies y la cola-- o como moretones.

El hígado es otro de los órganos que pueden verse afectados por el dengue. “Puede producir un cuadro similar a la hepatitis. Se empiezan a destruir células del hígado, a aumentar las enzimas, la persona se pone amarilla, la orina sale oscura y la caca blanca”, enumeró Tesler.

“Con cualquiera de los cuatro serotipos se puede tener síntomas leves o graves. El mismo virus produce diferentes respuestas inmunes según la persona”, afirmó el presidente de la FSS. De momento, agregó Tesler, no existe una vacuna o tratamiento contra el dengue, sino que hay que esperar que los síntomas pasen. Quienes ya están infectados, deben realizarse controles periódicos, pero es importante que se haga prevención. “El único que puede transmitir el dengue es el mosquito. Hay que descacharrar y evitar los recipientes que acumulen agua y que el mosquito pueda aprovechar para reproducirse”, afirmó Tesler.

Te puede interesar
multas

Ahora podés ver y pagar tus multas online

Pérez Natalia
LOCALES 26 de febrero de 2024

Se podrá abonar en Rapipago o Pago Fácil, sino también de forma online con cualquier tarjeta de débito o crédito en las diferentes plataformas de pago que tiene el municipio, y en caso de las empresas que tienen Intebanking lo pueden hacer a través  de ese sistema.

Lo más visto