Me Lo Dijo Pérez Me Lo Dijo Pérez

Las escuchas telefónicas que colocan a la abuela de MAXI SOSA como su secuestradora

Una investigación de Miguel Peiretti al horrendo corazón de la tragedia del chico desaparecido hace 5 años.

JUDICIALES 30 de enero de 2021 Pérez Darío Eduardo Pérez Darío Eduardo
Maxi Sosa

El lunes 8  de  febrero  comienza  el juicio   la abuela del niño desaparecido  MAXI  SOSA  Daniela Sayago . y su pareja Ariel Reinaldo Malagueño . Los mismos están imputados por haber sustraído a Maximiliano Sosa y se investiga si ambos lo ocultaron y mantuvieron cautivo en el inmueble donde habitaban.El periodista de  Morteros ,  Miguel  Peiretti  viajó a  Ceres   y encontró  evidencias  ,  a  Maxi  lo  vendieron   a  una  familia  o  entregaron para  el tráfico  de órganos.Un punto  fundamental  son  las  escuchas  telefónicas  a la  abuela  y  su  pareja  ,  días después  de  la  desaparición del  nenito,  aquí  el  informe: 

Mientras Daniela Sosa, la mamá de “Maxi”, no pierde las esperanzas de poder encontrar a su hijo desaparecido hace cinco años a pesar que su paradero es un misterio, el fiscal solicitó la elevación a juicio de la abuela materna y su pareja. 

 

Maximiliano Javier Sosa “Maxi” desapareció del barrio San Pablo de Ceres en diciembre de 2015, cuando tenía tres años en un  momento que se encontraba al cuidado de su abuela Patricia Daniela Sayago (43) quien de acuerdo a las pruebas existentes en la causa lo habría secuestrado junto a su pareja Ariel Reinaldo Malagueño (40), quienes lo habrían tenido con ellos hasta junio del año siguiente, sin saber que ocurrió a partir de ese momento.

Al dar por concluida la investigación el fiscal federal Jorge Gustavo Onel pidió la elevación a juicio oral de la causa por la desaparición del niño Maximiliano Javier Sosa, que tiene como acusados a su abuela materna, Patricia Daniela Sayago, y su pareja, Ariel Reinaldo Malagueño

La mamá de Maxi, el 15 de diciembre dio a luz de manera prematura, por lo que el  niño quedó al cuidado de la abuela, quien se lo llevo a su casa al quedar internada la mamá. Dos días después Daniela fue dada de alta, quedando Maxi con la abuela, siendo esta la última vez que lo vio.

El 21 de diciembre después de ser presionada por una amiga en horas de la tarde la abuela dio aviso a la policía que su nieto había desaparecido después del mediodía. A partir de allí comenzó el operativo de búsqueda extendiéndose por varios días con rastrillajes, entrevistas, peritajes telefónicos sin encontrar pistas sobre el paradero del niño.

La causa que lleva cinco años tramitándose primero estuvo a cargo de la justicia provincial, en el 2017 paso al fuero federal generándose un ida y vuelta en el tratamiento de la investigación hasta que el 7 de junio de 2018 la Corte Suprema de Justicia de la Nación, ordenó que el expediente se radique en el Juzgado Federal de Rafaela. Al año siguiente, el 16 de julio, el entonces fiscal subrogante Federico Grimm quiso declarar la incompetencia en el caso y el juez Abásolo hizo lugar.

La investigación  cargo del fiscal Onel determinaría que Maxi vivió en Colonia Montefiore hasta por lo menos el 26 de junio de 2016 en una casa denominada “El Chalecito” que el hombre tiene en esa localidad.

Las intervenciones telefónicas determinaron que se encontraba en Montefiore, pero la policía demoró en llegar al lugar, por estar inundada la zona a la que se accede por caminos de tierra. Al llegar a la vivienda no encontraron a Maxi, pero sí ropa de niño, un medicamento pediátrico, teléfonos celulares y otros elementos importantes para el caso.

El domingo 26 de junio de 2016, por la tarde, la abuela Patricia Sayago y su pareja Ariel Malagueño mantuvieron la siguiente conversación telefónica, según está acreditado en el expediente.

PS: -¿Cómo estás?. 

AM: -Acá con frío.

PS: -¿Estás afuera? (risas)

AM: -Y acá en la goma del tractor. ¿Vo?

PS: -¿Qué hacen los chicos? Acá acostada.

AM: -Aaaah eeeeh, la Yami, estoy acá con la Yami, están mirando tele ahí, se están por bañar. Maxi recién viene de abajo había ido hasta del Vasco y...

PS: -Ah bueno.

AM: -La Yami está ahí acostada y se va a baña, yo también y la Jesi y Mauri andan para aquellos lados.

Por el caso también fue vinculado a la causa y procesado un hombre con antecedentes penales relacionados con el tráfico de personas identificado como Pablo Américo Pinedo, el cual fue catalogado por el entonces juez federal Miguel Abásolo (hoy retirado) como “partícipe primario” de la desaparición del niño. Sin embargo, aquel fallo fue apelado por las defensas de los imputados por lo que un tribunal de la Cámara Federal de Apelaciones de Rosario dictó la falta de mérito contra Pinedo.

En concreto el fiscal acusó a Sayago y Malagueño de haber sustraído al pequeño sin el consentimiento de su madre, entre los días 18 y 21 de diciembre del año 2015. De la misma forma, les atribuyó haberlo “retenido y ocultado” en un inmueble donde habitaban los imputados, conocido como el “Chalecito”, ubicado en la localidad de Colonia Montefiore cuanto menos hasta el día 26 de junio del año 2016. La elevación a juicio también formalizó la acusación contra Sayago por haber efectuado una falsa denuncia el 21 de diciembre del 2015, a las 19.40, en la Comisaría Segunda de Ceres cuando el niño desapareció del barrio Juan Pablo

El fiscal federal de la ciudad de Rafaela, Gustavo Onel, solicitó que la causa que investigó la desaparición del niño Maximiliano Sosa, de tres años, de la ciudad de Ceres sea elevada al Tribunal Oral Federal de Santa Fe para su posterior juicio oral y público.

El caso tiene como imputados a la abuela del menor, Patricia Sayago y su pareja, Ariel Malagueño, los cuales, desde el inicio de la investigación, que se tramitó en la Justicia provincial y después cambió al fuero federal, estuvieron imputados en la causa. Los mismos se encuentran actualmente bajo la medida cautelar de prisión preventiva desde julio del 2016, cuando fueron detenidos por personal de la Agencia de Investigación de Trata de Personas.

 

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias