Me Lo Dijo Pérez Me Lo Dijo Pérez

EX INTENDENTE DE MIRAMAR RESPONDE ACUSACIONES DE LOS DUEÑOS DEL HOTEL VIENA : LA SOMBRA NAZI SOBRE LA LAGUNA.

La propiedad del HOTEL VIENA en una lucha judicial millonaria.

OPINIÓN 02 de octubre de 2021 Pérez Darío Eduardo Pérez Darío Eduardo
gran_ha712022011

El  HOTEL  VIENA  de  MIramar  no sólo  es origen de  mitos y  leyendas, también  es objeto  de  una millonaria  demanda por  parte  de  parte  de  un  heredero  de los  antiguos  dueños  contra  la  Municipalidad de Miramar,  en la  práctica ese ese  municipio  el  apoderado de  la mole en  desuso como  hotel. En este sitio de  noticias publicamos  el  reclamo  de  que origina  el conflicto : 

PCK3CQLPTFCIVLEYXF2M5M4H2AMIRAMAR : EL HEREDERO DEL HOTEL VIENA QUIERE RECUPERARLO Y PONERLO EN MARCHA.

Luego  de  lo  publicado , el ex  intendente DANIEL CERUTTI  envió  su opinión ,  que replicamos en forma textual :

He leído vuestro artículo referido a que un heredero del Hotel Viena, Miramar Córdoba Laguna Mar Chiquita RA, reclama la propiedad. No sé exactamente si lo hace a título individual o Societario, toda vez que el registro del bien de referencia aún está inscripto a nombre de WANDORF Company SA que, de acuerdo al acta de escritura N. 28239 de fecha 13-10-1964, los sucesores de Máximo Pahlke transfirieron todas las propiedades donde está emplazado el Hotel Viena a la mencionada SA con sede en Montevideo Uruguay.

Omitiré referencias históricas documentadas de la vida del Hotel Viena pues en artículos firmados por mí, como "Manubens Calvet el Viena y el barro", "El termalismo integral en el Viena" y otros, he dejado expresado que el uso de agua y barro de la laguna tuvo allí la máxima expresión en toda la vida de Miramar y que las prestaciones del Hotel jamás fueron superadas. También he sido claro sobre "nazis y fantasmas" que anulan la historia documentada. En el caso puntual de este escrito, lo hago en mi carácter de ex Intendente de Miramar defendiendo procedimientos del pasado y atento al hecho de la renovada vigencia del tema que seguramente merecerá un nuevo esfuerzo de constitución en parte en el juicio iniciado en contra de la Municipalidad de Miramar, Institución que tuve el honor de representar por expreso mandato popular desde 1987 al 1993.

A muy poco tiempo de asumir mi primer periodo de gobierno, en el año 1988, emití un Decreto que dio paso a Ordenanzas del HCD, aprobadas por unanimidad, que permitieron a la Municipalidad proceder con la presencia de Escribano Publico a la inspección del estado de abandono total del Hotel Viena. Dicha inspección incluyó una prolija documentación fotográfica depositada y certificada en la escribanía Camusso. En cumplimiento de la autorización del HCD se designó al Sr Valero como cuidador, función que cubrió desde 1988 hasta que la inundación del 2003 cortó los accesos y obligó a su traslado quedando todo el hotel sin protección.

Para una mejor comprensión de la situación debo precisar que el Sr Maximo Pahlke (padre de quien reclama titularidad), en su última visita al lugar y ante mi presencia como vecino del Viena, autorizó el traslado de la familia Lethinen que habitaba en las cocheras del Hotel. Fui testigo presencial del afecto del mismo a la figura del OSO y presencie los estímulos y autorización expresa para que se trasladara a las habitaciones del pabellón lateral. Este Pabellón fue explotado por última vez por Pablo Freudemberg (fue él quien hizo pintar en la fachada la inscripción Gran Hotel Viena que aún hoy se puede leer), y los registros de huéspedes que se alojaron cerraron para siempre el libro de oro del Hotel Viena (Febrero de 1977). El oso, a quien Palkhe llamaba por su apellido Lethinen, vivió allí desde la recuperación de la Democracia en 1983 y, al momento de asumir mi primer periodo de gobierno en 1987, el Oso ya había decidió dejar el Hotel y, ayudado por su Tío Sada, pudo acceder al terreno y vivienda muy cerca de allí donde vivió con su familia hasta el 2003.

Por ende, al momento del Decreto de referencia y Ordenanzas pertinentes, El Hotel Viena se encontraba ABANDONADO, SAQUEADO, DEGRADADO y sin ninguna restricción a los ingresos que ponían en grave riesgo la seguridad de las personas. Todas las acciones realizadas están documentadas y desde la toma de posesión en 1988 hasta la inundación del 2003 el Hotel Viena tuvo un uso estrictamente de protección y preservación del bien como consecuencia de que nadie asumió la responsabilidad.

Fueron las cuadrillas municipales quienes limpiaron, desinfectaron, demolieron las partes irrecuperables y peligrosas (ver foto del estado del Hotel en 1988 Pabellón de Baños Termales). No se registra ningún contacto de supuestos propietarios en todo el periodo mencionado, incluso la actividad cultural que se desarrolló allí permitió el uso institucional a escuelas de formación, actos de fin de curso etc. JAMÁS EL VIENA FUE MOTIVO DE LUCRO ALGUNO y doy fe de la honestidad de Valero y su familia para proteger y cuidar el bien. Si hoy aún queda algo es gracias a la decencia, lealtad y compromiso total con los objetivos demostrados con presencia permanente.

Ignoro todas las acciones posteriores al 2003, pues como es público y notorio no vivo en Argentina desde el 2000. Pese a ello me animo a pensar que ninguno de los intendentes electos posteriores a mi gestión haya actuado con ánimo de lucro. Quiero creer en la preservación del bien como objetivo común compartido por todas las administraciones.

En cuanto a la interpretación histórica de quien reclama, considero que sus argumentos son demasiado débiles e inconsistentes. Decir que paga los impuestos es una verdad a medias pues jamás pagó ni paga impuestos municipales y los provinciales, que supuestamente paga, tienen un ridículo valor simbólico toda vez que El Hotel Viena y todos sus terrenos están incluidos en área de exención provincial y mientras fui Intendente el convenio con la Pcia de Córdoba DGR era que es el municipio quien debe dar el alta propiedades afectadas por la inundación.

También la documentación y las fuentes y conceptos mencionados son vagos e imprecisos para defender algunas de sus teorías y apreciaciones. Me recuerda en algunos pasajes al "mono Gatica" y su frase para la Historia: "Yo nunca me metí en política, siempre he sido peronista”. Decir que su abuelo era contrario a esa ideología (nacionalsocialista) y paralelo a ello ser director Sudamericano de la Mannesmann, multinacional pionera en el mundo y a la vanguardia en fabricación de caños sin costura. ¿QUE HIZO LA MANNESMANN DURANTE LA GUERRA?. Con un mínimo de honestidad retroactiva se puede analizar que la inmensa mayoría de los alemanes eran Nacionalsocialistas y al inicio de la segunda guerra mundial nada hacía presagiar que Alemania sería derrotada. El hotel se construyó cuando Alemania parecía la dueña del mundo y se cerró cuando fue derrotada y los vencedores instauraron un nuevo Orden Mundial. En forma paralela se puede decir que la inmensa mayoría de los italianos eran fascistas al inicio de la Segunda guerra mundial y la derivación del conflicto, las leyes raciales etc. obligaron a muchos a cambiar de actitud y si estamos hablando de alguien contrario a esa ideología se deberían presentar pruebas y documentación de actitudes que demuestren que es compatible contrariedad ideológica y conducción de una empresa alemana del nivel internacional de la Mannesmann.

Como se lee en la historia de la Mannesmann, durante la Segunda Guerra Mundial, cuando la empresa estaba dirigida por el activista del partido nazi Wilhelm Zangen, se emplearon trabajadores esclavos en sus trenes de laminación. Debido a su implicación, Zangen fue encarcelado durante cuatro meses, pero, no obstante, conservó un puesto de alta dirección en Mannesmann hasta su jubilación en 1966.

Pero más allá de polémicas históricas, de lo que se trata ahora es que la justicia haga su trabajo y que se pongan las energías conducentes para un rápido acuerdo de partes partiendo de la base que el Hotel Viena es patrimonio de Miramar, que el esfuerzo de preservación del bien ha acaparado ingentes esfuerzos públicos y que recuperando conceptos del Decreto del P.E. año 1988 … Las actuales generaciones no aceptarían ni las próximas toleraría la indolencia y falta de acciones de la municipalidad de Miramar para preservar un Hito que por su historia merece todos los esfuerzos aún el de haber suplido la presencia y acciones faltantes de quienes hoy lo pretenden.

Daniel Cerutti ex Intendente de Miramar

gran_h22r12022011

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias