Me Lo Dijo Pérez Me Lo Dijo Pérez

Los protocolos para veranear en Las Sierras o Mar Chiquita: Alquileres,carpas ,paseos y playas

Desde alquilar una cabaña ,estar a la orilla del río o la playa,todo con espacio y por turnos .

VIDA SALUDABLE 20 de agosto de 2020 Pérez Darío Eduardo Pérez Darío Eduardo
portada-web-destacado
Destino hermoso:Villa General Belgrano

Todes estamos cansados por la Pandemia y las vacaciones son un sueño dorado y complicado .Como pinta la cosa todo indica que nuestra región tendrá acceso a las Sierras de Córdoba  o la laguna de Mar Chiquita. Nada será igual al verano pasado ,basta mirar cada protocolo como lo explica Tiempo Argentino :

Las imágenes que llegan del verano europeo no son tranquilizadoras: el “hartazgo de la gente” ha convertido las playas del Mediterráneo en válvulas de escape de la pandemia, con escaso o nulo distanciamiento social y preocupantes rebrotes del virus.

Nueve protocolos turísticos

La respuesta a todo parece estar en los protocolos, que ya se están elaborando para los sectores hoteleros y gastronómicos de los principales destinos turísticos, con vistas al verano, pero también en una ley que, mediante subsidios y créditos, de nuevo impulso a esos sectores, sumidos en una profunda crisis.

Los protocolos son nueve, diseñados por el Ministerio de Turismo y Deportes junto al Instituto de Calidad Turística, la Cámara Argentina de Turismo y el Consejo Federal de Turismo, siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Salud, y describen pautas a seguir para los diferentes rubros de la actividad turística.

Los alojamientos turísticos deberán adelantar a sus huéspedes, por mail u otro medio electrónico, la fichade registro, junto con un cuestionario sobre Covid-19, e incentivar el pago por medios digitales. Deberán señalizar los espacios comunes, con medidas de prevención y sentidos de circulación. Evitar, por lo menos en una primera etapa, los servicios de bell boy y valet parking. En el salón comedor, evitar el autoservicio, ofrecer el desayuno en la habitación, eventualmente con modalidad take away, o disponer pavas o cafeteras eléctricas en las habitaciones.

Los establecimientos gastronómicos también deberán ofrecer reservas anticipadas y brindar opciones de pago digital. Señalizar la cantidad máxima de personas por área de servicio y controlar que no sea superada. No poner cubiertos, platos y vasos en las mesas hasta que arriben los comensales. Y no permitir el ingreso a áreas de juegos. Y disponer menúes digitales o en carteleras, no cartas individuales.

La misma planificación previa se pedirá a los prestadores turísticos de excursiones, para evitar aglomeraciones. Y cuando por las exigencias propias de la actividad no se pueda utilizar barbijo, se deberán extremar las medidas de prevención sanitaria. Las selfies grupales, sólo con el celular personal, y compartir luego esas fotografías.

A las empresas de traslados turísticos se les requerirá una declaración jurada que acredite que las unidades se higienizan adecuadamente y que los/as pasajeros/as no presentan síntomas.

Y en las excursiones que supongan desplazamientos por senderos o lugares estrechos, el protocolo dispone marchar en fila respetando el distanciamiento social, y circular por el lado derecho.

El enoturismo o turismo de viñedos tiene su protocolo aparte, que busca asegurar la mínima manipulación de las copas para las degustaciones (por ejemplo, que estén en envolturas cerradas e, incluidas en el precio de visita, el turista se las lleve de recuerdo).

Lo mismo el turismo rural. En las cabalgatas, por ejemplo, las monturas y arreos de los animales deberán estar recubiertos con material que pueda desinfectarse, “evitando el uso de mantas, piel de cordero, lana, entre otros”. Idéntico requerimiento tendrá los trineos en los centros de esquí, donde en las colas de los medios de elevación habrá que observar, desde luego, la distancia interpersonal mínima establecida.

Playas con cupo para carpas y sombrillas

Quizás el mayor desafío sea instaurar un protocolo de distanciamiento social en las playas de la Costa Atlántica, aunque es impensable que la pandemia, aún con una vacuna en ciernes, entregue escenas multitudinarias como las del último verano, con récord de ocupación.

El protocolo macro que bajó de las autoridades bonaerenses está siendo revisado y adaptado por cada municipio. Lo seguro es que no habrá que zambullirse con barbijo, pero que el tapabocas seguirá siendo obligatorio en los sectores de uso común de los balnearios, y desde luego en los espacios cubiertos de los paradores, en vestuarios y oficinas administrativas.

Según el protocolo en el que trabajó la cámara que agrupa al sector turístico de Mar del Plata, los turistas deberán completar, por única vez, una declaración jurada en la que conste que no revisten algunas de la causales para cumplir cuarentena o que presenten síntomas de la enfermedad.

Habrá senderos diferenciados para quienes entran a la playa y para quienes salen, y se determinará un número máximo de personas autorizadas a estar en los diferentes espacios del balneario, para garantizar el distanciamiento.

Las carpas, donde se permitirá un máximo de 6 personas, deberán ser desinfectadas diariamente al finalizar cada día.

También para las sombrillas de los balnearios habrá un cupo máximo: 4 personas, y la obligatoriedad de controlar que se respete la distancia mínima de dos metros entre sombrillas.

En piletas, gimnasios y sectores de juegos infantiles de los balnearios, sólo se permitirá una persona cada dos metros cuadrados de superficie.

Por último, el protocolo playero resalta la obligatoriedad de que el personal de los balnearios se limpie frecuentemente las manos y use barbijo, y que haya cartelería alusiva a la pandemia en todas las instalaciones. Ante un caso sospechoso de Covid-19, el balneario deberá aislar a la persona involucrada, no tocar sus pertenencias y llamar a los teléfonos habilitados a tal fin por la Municipalidad.

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias