Hace 100 años San Francisco era víctima de la Peste Negra, un médico revolucionario salvó miles de vidas.

LOCALES 02 de febrero de 2020 Por
Sin agua corriente, sin cloacas . Un médico entrerriano enfrenta a sus colegas y logra salvar la ciudad.
82231258_973179423050568_6723365625047023616_n
Antiguo Hospital Iturraspe - Foto Centro de Estudios Históricos de San Francisco

" No  se  te ocurra  tomar al pico que si  la  tocaron  las  ratas, te  vas  a morir  de  la peste  bubónica".La  frase salió de la  boca de  mi madre, cuando  muerto de sed le  entré a un botella de  Fanta -naranja; me lo  decía porque  Ella  también lo había  escuchado de  su propia  madre , cuando  la  Peste Negra   se había  llevado  varias vidas  de  San Francisco ,  entre  1901   y  1920. Esa peste  no  era  otra  cosa  que la  PESTE  BUBÓNICA  , un  mortal  enfermedad transmitida por ratas, que metía tanto  miedo  como ( hoy)  el  CORONAVIRUS  a  los  chinos  y  al mundo  entero.

Analía  Romero Asef  es una  reconocida  productora de la  Televisión  cordobesa, pero hace unos  años pasó por  FMR90.7 y  en  una  investigación  periodística pudo   reconstruir   la terrorífica escena de horror que  vivió  San Francisco a principios del siglo pasado, cuando ENRIQUE J. CARRÁ ,un  joven medico  entrerriano , logró  parar  la  serie  de muertos  provocados por la  Peste  Bubónica  ,  a  pesar  de  la  cruel  oposición  de las  clases  sociales más altas  de  San Francisco, que  no  aceptan  que  la Peste Negra  se  hubiera  propagado en una una ciudad  si  puerto . 

Carrá  llegó a nuestros  pagos,  a finales de 1900, el médico llegó a San Francisco en el ferrocarril de Rosario a Córdoba. Vino con una carta de recomendación  del colonizador Francisco Clucellas.
Cuando se instaló en nuestra ciudad, San Francisco tenía 4 mil habitantes ,no  tenía  agua potable , ni  cloacas y pocos profesionales de la salud. En los primeros días de 1901, el Dr. Carrá fue llamado a atender a un comerciante que había sido atacado por una rara enfermedad. Estaba convencido que se trataba de un caso de peste bubónica y decidió adoptar medidas drásticas para la época, como el aislamiento del paciente, pero los familiares se negaron y rechazaron además el tratamiento con suero.
Esta posición le costó a Carrá, que los viejos médicos y gran parte de los vecinos, iniciaran una campaña en su contra, con el argumento de que no podía existir peste en una ciudad sin puerto. Aun así, el tiempo le dio la razón y su diagnóstico fue confirmado, el enfermo había muerto de peste bubónica. Esta patología cobró en la ciudad más de veinte vidas, pero muchas otras fueron salvadas gracias a la oportuna intervención del Dr. Carrá.

La  Peste  Negra  regresaría a San Francisco  en 1919   y  en  enero  de 1920  volvió a  sembrar  el terror .Esta  vez, los  mismos  médicos que veinte  años  atrás  atacaban  a  Carrá, lo ayudaron  en una masiva campaña de  vacunación, sin  embargo  murieron  unas  10 personas  y la  ciudad  era  noticia  a nivel  nacional  por  el temor  que la  enfermedad  se desparrame con  el paso del  ferrocarril  por los molinos  harineros que funcionaban  en los que hoy  es  la  zona  céntrica del  bulevar  25  de  Mayo. Un grupo de  vecinos reunió  el dinero  para comprar una casona  en la periferia  ,  destinada  para aislar  a  los  pacientes  contagiados.

¿ Quién fue  Enrique  j. Carrá ?

Este hombre de bigotes y anteojos, fue mucho más que un médico abnegado, pues desde joven fue impulsor de ideas revolucionarias, que durante su bachillerato le costaron una expulsión. En 1890, luego de crisis política en nuestro país, Carrá ingresó a la Facultad de Medicina. A partir del tercer año comenzó sus prácticas  en la Asistencia Pública y luego en diferentes hospitales de Buenos Aires, relata Romero  Asef
Prestó servicios en la guarnición militar de Cuyo, en Mendoza, con el grado de capitán, durante inminente guerra con Chile por problemas limítrofes. Al finalizar las complicaciones entre los países en cuanto a los límites, Carrá renunció al ejército y se radicó en Paraná. Pero a finales de 1900, el médico llegó a San Francisco en el ferrocarril de Rosario a Córdoba. Vino con una carta de recomendación  del colonizador Francisco Clucellas.

El hombre impulsó en 1910 la construcción del Hospital J. B. Iturraspe y fue el primer director del nosocomio, cargo que ejerció por más de treinta años, hasta el momento de su muerte en 1947. Este médico fue un excelente cirujano, realizó intervenciones hoy impensadas en nuestra ciudad, por ejemplo, alargaba extremidades de las personas, haciéndolas más altas.
Además de su desempeño profesional, el doctor realizó una importante actividad en emprendimientos de bien común y trabajó sin descanso para los vecinos, no solo en su rama sino también desde lo social y humano. Aunque no tenía vocación política, en 1925 fue candidato a intendente municipal, enfrentando a Trigueros de Godoy, quien le ganó por muy poca diferencia.
El 19 de Julio de 1942, apenas cinco años antes de su muerte, vio cristalizado uno de sus mayores anhelos, la inauguración del hogar de ancianos, que hoy lleva su nombre. A los 74 años de edad, Enrique Julio Carrá falleció. Fue un inmenso dolor para todos los sanfrancisqueños, pues hubo un antes y un después de su llegada a la ciudad.
Un hombre con ideales revolucionarios, un filántropo, interesado en el bien común y dedicado por completo a su profesión, fue homenajeado en 1950 con una escultura en bronce de su figura. Esa imagen continúa erigida y aunque muestre marcas del paso de los años, el Dr. Carrá sigue ahí, con su guardapolvo, la mano izquierda en el bolsillo (vaya a saber que guardaba en él), su gorro y esos anteojos que guiaban la mirada de un hombre sabio y a merced de sus ideales. Pasemos y mirémoslo, al menos ahora sabremos quien fue.

¿ Qué es la  PESTE  BUBÓNICA ?

La Organización Mundial de la  Salud la  define  en  pocos  datos y cifras.

La peste es causada por Yersinia pestis, una bacteria zoonótica que suele encontrarse en pequeños mamíferos y en las pulgas que los parasitan.
Las personas infectadas por Y. pestis suelen presentar síntomas tras un periodo de incubación de 1 a 7 días.
Hay dos formas clínicas principales de peste: bubónica y neumónica. La peste bubónica, caracterizada por la tumefacción dolorosa de los ganglios linfáticos, denominados «bubones», es la más frecuente.
La peste se transmite entre los animales y los humanos por la picadura de pulgas infectadas, contacto directo con tejidos infectados o inhalación de gotículas respiratorias infectadas.
La peste puede ser una enfermedad muy grave para el ser humano. En ausencia de tratamiento, la peste bubónica tiene una tasa de letalidad del 30% al 60%, y la neumónica resulta invariablemente mortal.
El tratamiento con antibióticos es eficaz contra la peste, de modo que el diagnóstico y el tratamiento precoces pueden salvar vidas humanas.
Entre 2010 y 2015 se notificaron 3248 casos en el mundo, 584 de ellos mortales.
En la actualidad, los tres países más endémicos son Madagascar, la República Democrática del Congo y el Perú.

Peligros-de-tomar-directo-de-la-lata-1¿Es peligroso no limpiar las latas de cerveza o gaseosa antes de beber?

Pérez Darío Eduardo

Técnico Superior en Periodismo, Comunicación Institucional y Medios. Director de FM Romántica 90.7

Boletín de noticias