Se pusieron en funcionamiento baños sin distinción de género en UTN San Francisco

LOCALES 28 de septiembre de 2022
Estos baños también incorporan cambiadores de bebés,  se encuentre en ambos baños tiene que ver con el rechazo a la división sexual del trabajo, en donde las tareas de cuidado no son tareas asignadas a lo femenino, como históricamente venía sucediendo, sino que se está pensando en una maternidad y paternidad compartida.
DSC_0786.JPG

UTN San Francisco puso en funcionamiento este martes baños sin género, una iniciativa que busca incorporar en la Universidad a las diversidades en todo aspecto, comenzando desde la infraestructura. Se trata de una decisión que parte de un conjunto de reflexiones y transformaciones que se están trabajando en la Facultad Regional San Francisco y que seguirá profundizándose.

La puesta en marcha de este nuevo espacio, que está ubicado en el primer piso, fue impulsada conjuntamente con el Área de Convivencia e Inclusión Universitaria (ACISU) de la UTN San Francisco, cuyos integrantes estuvieron presentes en el acto de inauguración, así como también el Decano, Ingeniero Alberto Toloza, la Vicedecana, Ingeniera Claudia Verino, el Secretario de Administración, Ingeniero César Mina, la Directora de Administración, Lic. Patricia Marchetti, el Director de Mantenimiento y Servicios Generales, Tec. Juan Giménez, personal nodocente, estudiantes, docentes y graduados.

Estos baños no binarios surgen como forma de superar la tradicional distinción entre baños de hombres y de mujeres, a partir de las transformaciones que se vienen llevando adelante en nuestra sociedad con la incorporación de la perspectiva de género, los movimientos feministas a nivel mundial y la adhesión de nuestro país en un conjunto de normativas que establecen que el derecho a la identidad de género es un derecho humano fundamental.

Es desde ahí que empezó a pensarse cómo incluir en la vida cotidiana a las personas que no se encuentran dentro de la concepción del mundo binario, basado en la dotación biológica, abriendo juego así a las diversidades sexo-genéricas. Por ello, estos baños proponen que aquellas personas que no se ven identificadas con uno u otro género no sean estigmatizadas, más allá de que será un espacio que podrá ser utilizado sin distinción de género.

Estos baños también están adaptados para ser utilizados por personas con discapacidad: la accesibilidad es algo que ya se viene teniendo en cuenta desde hace varios años en la infraestructura de la Facultad Regional San Francisco. De esta manera, empieza a pensarse la universidad como un lugar para todos, donde el acceso a la educación es un derecho humano que no puede ser negado a nadie.

 Cambiadores

Cabe mencionar que estos baños también incorporan cambiadores de bebés. Si bien se usan hace mucho, el hecho de que esta herramienta  se encuentre en ambos baños tiene que ver con el rechazo a la división sexual del trabajo, en donde las tareas de cuidado no son tareas asignadas a lo femenino, como históricamente venía sucediendo, sino que se está pensando en una maternidad y paternidad compartida. En ese sentido, el cambiador refuerza ese lugar del papá responsable de la crianza de los niños.

 Inversión

El proyecto de remodelación contó con la conducción del Departamento de Planeamiento Físico de la Facultad Regional Córdoba, participando del mismo el Ing. Carlos Aimonetto, Ing. Sebastián Ortiz (conducción de la obra) y la Arq. Constanza Ochoa, además de personal perteneciente al área de Mantenimiento y Servicios Generales y al área Administrativa de nuestra Facultad Regional San Francisco,
Este proyecto fue presentado ante la convocatoria de la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) para obras complementarias en noviembre de 2021 y resultó una de las obras aprobadas para UTN, con un monto de presupuesto que ascendió a $ 4.450.000.
La obra comenzó a realizarse en la primera semana de junio y, tal lo presupuestado, en la primera quincena de agosto fue habilitada para que nuestro personal de Mantenimiento y Servicios Generales le realice la instalación las luminarias y la pintura de los espacios. En tanto, este martes fue finalmente habilitada.
La inversión final de la obra incluyó, además de lo aprobado por SPU a través de obras complementarias, un aporte de fondos propios de la Facultad Regional San Francisco de $ 1.050.000, completando una inversión total de $5.500.000.

Te puede interesar