Comenzó el juicio contra el policía que apuñaló siete veces a su expareja

POLICIALES - JUDICIALES 09 de agosto de 2022
El hecho ocurrió en barrio Autódromo en diciembre de 2020. La madre de Johana Flores habló sobre el inicio del proceso legal. "Mi hija se retiró de la sala. Se descompuso al verlo", reveló. La joven se salvó porque fingió estar muerta para frenar el ataque.
WhatsApp Image 2022-08-09 at 8.26.14 AM

Comenzó el juicio por el intento de femicidio de Johana Flores, la joven que fue apuñalada siete veces por su expareja, un policía que en ese momento estaba en situación pasiva en la Fuerza. El hecho ocurrió en diciembre de 2020 en barrio Autódromo de la zona noroeste de Córdoba capital.

La madre de la víctima, Fátima Acuña, dialogó con Telenoche y reveló lo difícil que fue para su hija reencontrarse con el hombre que intentó asesinarla. "Se retiró de la sala. Se descompuso al verlo", aseguró en relación a la presencia de Diego Oviedo, el imputado. 

El efectivo ya tenía antecedentes violentos antes del ataque, además de un severo problema de alcoholismo. Tal era su adicción, que Johana tuvo que buscarlo de un control policial porque no estaba en condiciones de manejar aquella fatídica noche. 

Una vez en su casa, lo que parecía el arreglo de una separación en buenos términos, derivó en una escalada de violencia absoluta. Oviedo apuñaló salvajemente a Johana, que tuvo que fingir estar muerta para sobrevivir al terrible ataque.

"Volver a revivir todo es muy triste. Volver a recordar ese caso me costó mucho", afirmó Fátima. Y enumeró diferentes aspectos del caso: "Ya habían ocurrido agresiones. Él estaba en situación pasiva en la Policía por chocar en estado de ebriedad".

Con respecto a la acusación bajo la carátula de "lesiones leves", Acuña se mostró en desacuerdo. "No sé por qué lo acusan de lesiones leves. Para mí la Policía no actuó como debería haber actuado en ese momento, porque hubo muchas llamadas anónimas para que lo llevaran", manifestó. 

Y agregó: "Lo llevaban al Hospital Policlínico y después seguía trabajando normalmente como efectivo policial".

Cabe recordar que el ataque dejó gravísimas secuelas físicas en la joven. Sufrió siete puñaladas en el cuello, entre otras lesiones. Tuvo que ser sometida a cuatro operaciones en la mano por una perforación, dos más en las mamas y dos en la rodilla. También recibió cortes en la espalda, brazos y costillas.

Por último, Acuña sentenció: "Me gustaría también que se mantenga esta carátula de violencia de género porque lo que hemos vivido ha sido terrorífico".

Te puede interesar