Me Lo Dijo Pérez Me Lo Dijo Pérez

¿ La Mutual de Devoto se despega de Benso?

Un comunicado que no lo respalda ni lo nombra.

JUDICIALES 02 de septiembre de 2020 Pérez Darío Eduardo Pérez Darío Eduardo

El GRUPO  COOPERATIVO  DEVOTO emitió  un  comunicado  sobre  el  escándalo  que  rodea   a  la  instirución luego  de  los  allamientos en  sus  instalaciones  y  la  detención  de  su  lider DOMINGO BENSO  ,contador y  creardor  de  la  GRAN PROMOCIÓN   y  la coopetiva  CAPYC,   con  trabajo  directo  para 500  personas  en  forma directa y  otros tantos  de manera  indirecta en toda la  región. En el  mismo  llama  la ateción  QUE  A BENSO  NO  LO  RESPALDAN   ,  NISIQUIERA  LO  NOMBRAN  EN  EL TEXTO.

El  documento  explica  que  el  Grupo  Devoto  se  puso  a disposición  de la justicia  con todos  sus requerimientos  en  todas  sus  filiales,  ni  usa  sola  palabra  de  aliento  para  su  detenido  lider.

BENSO  fue   galardonado  por  CLARÍN  COMO  EL  CORDOBES DEL  AÑO  y asi  lo contaban  : 

ra un pueblo como Devoto (norte de Córdoba, 6.000 habitantes), una cooperativa es mucho más que lo que produce y vende. Es empleo (trabajan unas 500 personas), pero también el club, servicios públicos como agua, televisión por cable, internet, una guardería, hotelería y, por supuesto, servicios agropecuarios y de producción de alimentos. El valor que agregan es económico, pero también social.

La historia de Capyc está íntimamente ligada al deseo y los sueños de Domingo “Mingo” Benso, creador y director general del Grupo Cooperativo Devoto. “En mi época de estudiante, nuestro pueblo venía de ciertos inconvenientes, no había progresado como otros que yo había tenido oportunidad de conocer cuando visitaba los pueblos y ciudades de mis compañeros. Por otro lado, Sancor, que en algún momento había dado empleo a casi 500 personas, se había empezado a automatizar y empleaba a la mitad. Todo eso me llevó a buscar una oportunidad en el mutualismo y el cooperativismo”, resumió Benso en diálogo con Clarín Rural.

Actualmente, el Grupo de la Cooperativa emplea a 508 personas más 150 promotores y unos 100 productores entre los que hay 37 tamberos y agricultores. Durante un tiempo, hasta hace un par de años, Devoto fue un pueblo sin desempleo. “Actualmente no, porque Sancor pasó de 200 a 70 empleados y porque se frenó la autopista que se estaba haciendo de San Francisco a Córdoba y dejó 40 personas sin empleo”, lamentó Benso.

La cooperativa agropecuaria forma parte de la mutual, al igual que la cooperativa de servicios públicos, una asociación civil (el club), una fundación, una cooperativa de trabajo que lleva adelante una fábrica de ropa deportiva, un recuperado de polietileno de silobolsas con las que hacen bolsas y atienden un hotel, y una cooperativa para discapacitados, entre otras cosas.

De todos modos, armar una cooperativa no fue fácil. Devoto había tenido dos cooperativas agrícolas que habían cerrado dejando un tendal de productores que habían entregado sus granos. “Nos costó volver a hablar de cooperativa porque era mala palabra en Devoto, por suerte lo logramos y hoy el cooperativismo es el modo de vida de nuestro pueblo”, resumió Benso.

Lo agropecuario, dulce de leche y especialidades, representan el 30% del total de la facturación de Capyc. Y dentro de ese 30%, la mitad es dulce de leche y la mitad de especialidades. Las exportaciones anuales, entre dulce y especialidades, ronda el millón de dólares.

Una “dulce” historia

Cuando a mediados de la década del 90, Benso promueve la creación de Capyc establece dos puntapiés iniciales: fabricar envases plásticos y producir dulce de leche. “Los vasitos porque después de muchas averiguaciones vimos que las empresas que producían yogures, cremas y otros productos los necesitaban y el dulce de leche porque Devoto ya tenía una fábrica pero que estaba cerrada por lo que decidimos reabrirla con tamberos asociados”, relató “Mingo”.

Sin embargo, el gran crecimiento en la fábrica de dulce se dio hace tres años, cuando Sancor se declaró en cesación de pagos y muchos tamberos empezaron a tener problemas para colocar su producción. “Asociamos 35 productores del pueblo para acopiar su leche y no sólo hacer dulce: lo que sobraba se secaba para vender como leche en polvo”, apuntó Benso.

El 70% de la producción habitual de dulce de leche de Capyc es para helados. Claro que no en tiempos de cuarentena, que las heladerías están complicadas, entonces la proporción se revirtió, hoy el 70% es de dulce de leche familiar.

“Tenemos una fábrica para hacer unas 650 toneladas de dulce de leche, y en este momento estamos vendiendo casi 500 toneladas, estamos muy bien, acabamos de comprar dos pailas nuevas, de 2.000 litros cada una, para agrandar la fábrica a raíz de que estamos teniendo mucha demanda de dulce de leche familiar”, contó Benso.

La mayor parte del dulce se vende en el país, pero unas 60 a 70 toneladas se exportan a Chile, Bolivia y Paraguay (alrededor de 20 toneladas a cada destino por mes).

Especialidades al mundo

Alrededor de 40 productores de Santiago del Estero, Salta y Córdoba proveen a la cooperativa especialidades como garbanzo, chía y poroto, que Capyc comercializa en diferentes destinos del mundo.

“Cuatro de los 40 productores producen orgánico y eso nos permite también exportar una especialidad más especial aún, valorada por mercados como el de Estados Unidos, sobre todo poroto y chía”, contó Benso.

Hasta hace dos años (y durante un lustro) exportaban también unas 400 toneladas de miel al año, pero “con la expansión de la agricultura los apicultores se fueron a otra parte y ya casi no se produce miel en Devoto”.

Exportan garbanzos a Arabia Saudita, Omán, Rusia, España, Holanda y Sudáfrica. En facturación, el destino más importante es Estados Unidos, con la chía y porotos orgánicos.

“Creo que en este momento hay más demandantes que oferentes en este mercado de especialidades”, apuntó Benso. Y ejemplificó: “Hace unos días un trader con el que hablamos nos decía si teníamos 100 toneladas de poroto orgánico para exportar y para nosotros acá es casi imposible conseguirlo”.

El vínculo con los productores va más allá de un vínculo comercial. “Fundamentalmente les damos prestamos a una tasa preferencial y adaptándonos a la entrega de producto. Si son tamberos nos pueden pagar en leche, si son productores agrícolas también nos adaptamos a los momentos de cosecha”, repasó Benso.

También se ofrece un apoyo financiero a los productores que hacen trigo o maíz y no entregan su mercadería Capyc, para que compren insumos.

Vender en primera persona

Consultado sobre las claves para lograr que una cooperativa agrícola de un pueblo de 6.000 habitantes pueda tener un pie en casi todos los continentes, Benso reconoció que no es fácil pero tampoco una quimera.

“Una de las claves para estas exportaciones ha sido tener una oficina de comercio exterior y una persona que se encargue de esto full time, participando también en las principales ferias de alimentos del mundo como Anuga en Alemania, Sial en París o las de Estados Unidos y Asia”, reconoció Benso.

“Nuestra exportación a Arabia Saudita es porque fuimos a una feria en Dubai y nos conocieron y luego nos vimos en otras ferias y así se hace el relacionamiento”, relató.

Otra recomendación para aquellas cooperativas que estén haciendo algo y quieran exportar es que se acerquen a Cancillería porque “permanentemente hay participaciones en estas ferias y a veces pueden costear parte del viaje o bien darles un lugar en la feria” bajo el paraguas de productos argentinos.

“Es algo que hay que proponérselo y tratar de lograrlo, no surge de estar frente a una computadora o al teléfono, hay que ir, estar, conocerlos y que te conozcan”, puntualizó.

En el debe, Benso apunta que “quizás tendríamos que haber sumado el acopio de cereales, porque se produce mucho por la zona, pero no quisimos meternos con cosas que ya había privados que estaban haciendo”. Algo que se repiensa cuando suceden cosas como la de Vicentín.

En el horizonte, el foco está puesto hoy en la fábrica de envases plásticos que hoy hace 45 millones de vasitos por mes y quiere aumentar la producción para satisfacer una demanda en crecimiento. “Vamos a invertir para aumentar la producción de plástico termo formado que tenemos y también queremos hacer una fábrica de inyección de baldes para la crema y para el dulce de leche, todo esto en los próximos tres años”, anticipó Benso.

También compraron 20 hectáreas pegadas al pueblo para hacer una urbanización, que es uno de los problemas que tiene hoy Devoto. “Si bien los últimos 18 años hemos hecho 180 viviendas en cinco barrios hoy hay un déficit habitacional en el pueblo y queremos resolverlo”, concluyó Benso. Lo productivo y comercial de la mano de lo social. La clave en el mundo que viene. A tomar nota.

Por Juan I. Martínez Dodda.

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias