El crimen de wiskeria Kari a 7 años de la denuncia. La huella de Marita Verón en Frontera.

JUDICIALES 02 de diciembre de 2019 Por
El Tiempo recibió hace 7 años un mail con datos sobre la prostitución nacional y su conexión con Frontera y San Francisco. La chica fue cortada en pedazos con un motosierra y quemada en un pozo.
6dc6fb6df728ae7dd216f54153f14935_L

Una denuncia realizada por EL TIEMPO en el año 2012 permitió descubrir un macabro crimen en una whiskería de Santa Rosa de Río Primero. La investigación sobre este hecho quedó paralizada, como así también los posibles rastros de que Marita Verón podría haber estado en ese lugar.
 

La whiskería “Kari”, ubicada a unos 10 Km. de Santa Rosa de Río Primero, sobre la ruta provincial Nº 10, fue escenario del macabro asesinato de Carina González, el cual continua  totalmente impune, y nadie reclama su esclarecimiento.
La investigación tampoco siguió las pistas del posible paso de Marita Verón por el lugar. Políticamente ningún gobierno quiere quedar pegado a estos delitos, y la realidad demuestra que todos prefieren que estas causas no prosperen: "son muy pesadas y traen mala presa" dijo hace poco un funcionario judicial a este medio.
La historia reconstruida por este medio, que fue quién presentó la denuncia en tribunales, cuenta que Carina González estaba desaparecida desde el año 2006, aunque nunca se denunció su desaparición. En aquellos años, su padre, “pipi” González,  y su madre, Julia Benítez, estaban detenidos acusados de haber explotado sexualmente a dos menores de edad chaqueñas.
Se presume que Carina habría sido ultimada por su tío (Antonio “ñoño” Frósil) en una disputa por el manejo del mencionado prostíbulo y otro de Santiago Temple, mientras sus padres estaban detenidos.
Luego de ser asesinada, el cuerpo de Carina fue descuartizado aparentemente con una motosierra y luego quemado en un pozo que se utilizaba como basurero en el prostíbulo. Esta situación complicó la identificación de los restos.
Para comparar las muestras en aquel momento, la justicia realizó extracciones de sangre a la  madre de Carina, y al único hijo de la víctima, que  se encuentra al cuidado de la primera pareja de la mujer.
Se cumplieron 7 años y medios desde el descubrimiento de los restos óseos de esta mujer, 13 desde su desaparición y la justicia no avanzó en nada. Hay que recordar que la denuncia que efectuó EL TIEMPO daba cuenta sobre un posible triple crimen que podría haber ocurrido en el lugar y las conexiones que existían entre estas personas y el caso “Marita Verón”.
La denuncia fue la punta del ovillo que permitió descubrir este homicidio y toda la trama que existe alrededor.  Las pistas sobre el paso de Marita Verón en el mismo prostíbulo nunca se siguieron y quedaron en el olvido.
Si bien la identificación de los huesos le dieron nombre y apellido a la mujer ultimada, la investigación podría haber seguido las conexiones de estas personas con el mundo de la “trata de personas”, que en los pasillos de tribunales todos conocen, pero que hasta el momento no hubo “eco” judicial al respecto.
La madre de “pipi” González y “ñoño” Frósil no sería ajena a todas estas situaciones, y de acuerdo a información confiable recabada por este medio, esta mujer podría ser encubridora del crimen de Carina, ya que siempre hizo correr la versión de que había abandonado el país junto a un hombre y que habitualmente recibía llamadas de Carina. De igual modo, allegados a la familia confesaron que esta mujer poseía documentos y ropa de mujeres que habían pasado por los prostíbulos que pertenecían a la familia.
 
El entramado familiar y la prostitución que rodearon a la muerte de Carina
“Pipi” González: Padre de Carina y propietario de las Whiskerías de Santiago Temple y Santa Rosa de Río Primero. Fue detenido y condenado por violar y obligar a prostituirse a dos menores de edad chaqueñas.
 
Antonio “ñoño” Frósil: Medio hermano por parte de madre de González. Quedó a cargo de las Whiskerías de Santiago Temple y Santa Rosa de Río Primero cuando el “pipi” fue detenido. Mientras él regenteaba los prostíbulos habrían ocurrido el asesinato de Carina. Luego de estos hechos habría sido desplazado, quedando la madre de ambos (González y Frósil) a cargo de las Whiskerías. Frósil como su madre, según la última información vivían en San Francisco.

Julia Benítez: Esposa de “pipi” González, trabajaba en los burdeles y también estuvo detenida por el caso de las menores chaqueñas. Su hija (Carina González) terminó siendo victima de esta historia de prostitución y muerte.

Las versiones
En medio de toda esta historia están los diferentes testimonios que manifiestan que Marita estuvo en un prostíbulo de Córdoba. Entre ellos el contado anónimamente a EL TIEMPO que derivó en la denuncia presentada por este medio y el posterior allanamiento y excavaciones en Santa Rosa donde fueron encontrados los restos de Carina González. Esa denuncia daba cuenta que en ese burdel habría estado María de los Ángeles Verón.
Esta versión coincide con la denuncia que recibió la fiscal de Córdoba Flores la cual motivó distintos allanamientos y excavaciones hace varios años, pero sin novedades concretas, y de un testimonio incluido en el polémico juicio por la desaparición de Marita, donde un policía perteneciente a la división de drogas de la policía de Tucumán contó que recibió diferentes llamados anónimos donde lo alertaban que Marita estaba en Córdoba en una ciudad sobre la ruta 19 que empezaba con Río, pero que no recordaba el nombre.
Los indicios son muchos, pero solamente la justicia local investigó una parte, hasta donde pudo o la dejaron, pero luego nadie se ocupó de continuar con todas estas cuestiones que ponen a Marita Verón muy cerca de San Francisco y Frontera.

EL CASO MARITA VERON Y LA CONEXION FRONTERA (parte 1)
Uno de los principales acusados de haber participado en el secuestro de Marita Verón fue visto en la ciudad de Frontera en reiteradas oportunidades. Este hecho no sería algo nuevo, dado que según pudo indagar este medio serían habituales las visitas de Fernando “el chenga” Gómez a Frontera y barrio Acapulco (Josefina).
Según se pudo establecer, Liliana Medina, madre de los mellizos Fernando y Gonzalo Gómez habrían vivido en Frontera hasta el año 1987, cuando dejaron dicha ciudad para trasladarse a la Rioja.
De todos modos, en Frontera habría quedado el padre de “el chenga” y alguna que otra amistad.
Según la información que brinda el sitio casoveron.org.ar, “El padre del ‘Chenga’, ‘Coco’ Gómez, vive en Santa Fe, en Frontera” y “también es tratante de blancas y enfrente de su casa vive un proxeneta que es el encargado de llevar y traer mujeres. El padre del ‘Chenga’ no sólo se maneja en Frontera sino en la ciudad de Santa Fe” manifiesta la pagina Web que cuenta la investigación que llevó adelante Susana Trimarco, madre de Marita, que permitió que varias jóvenes sean rescatadas de estas redes.
Medina fue propietaria de varias whiskerías y estaba imputada en la causa Verón como la dueña de la whiskería en la que la joven fue retenida y obligada a prostituirse, en tanto que su hijo, “El Chenga”, está acusado de haber violado a Marita para luego prostituirla y de haber tenido un hijo con ella.

La Whiskería de Santa Rosa (Parte 2)
La investigación está centrada en que la propia Marita Verón haya sido obligada a prostituirse en un burdel cercano y posteriormente asesinada. De acuerdo a la denuncia formulada, la joven tucumana habría sido llevada en primera instancia a un prostíbulo de Santiago Temple, proveniente desde La Rioja, dada la conexión que tenían personas de nuestra ciudad con la señora Liliana Medina y sus hijos, todos ellos oriundos de la ciudad de Frontera.
Desde el burdel de Santiago Temple, propiedad de “pipi” González, quién cumplió una condena por obligar a prostituirse a dos menores chaqueñas, la joven tucumana habría intentado escaparse y en esas circunstancias habría sido ultimada por uno de los encargados del local, y posteriormente su cuerpo trasladado y enterrado en la Whiskería de Santa Rosa de Río Primero, también propiedad de “pipi” González. Vale la pena destacar que el hecho habría tenido lugar hace unos 14 o 15 años, mientras González se encontraba detenido.

Las relaciones entre los posibles involucrados y como habría llegado Marita a Córdoba:
Liliana Medina y los mellizos Gómez: Todos ellos son oriundos de la ciudad de Frontera, y en 1987 se mudaron a La Rioja. Los tres estaban imputados por la desaparición de Marita y siendo juzgados en Tucumán. Ellos habrían sido los encargados de trasladar a Marita a la Whiskería de Santiago Temple donde era obligada a prostituirse. Dicho burdel era propiedad de “pipi” González, quién estaba relacionado con Liliana Medina, dado que habían tenido una relación amorosa durante su juventud y posteriormente continuaron relacionados por el ambiente donde se movían: La prostitución.

Sin novedades
A pesar de todas estas cuestiones, la investigación en todos los aspectos está paralizada. Nadie está acusado por el asesinato de González,  tampoco se sigue la trata de personas que rodeó al lugar, ni la posible presencia de Marita Verón en el lugar.
Los años siguen pasando y con este panorama todo indica que la totalidad de la investigación se encamina a la impunidad.

Pérez Darío Eduardo

Técnico Superior en Periodismo, Comunicación Institucional y Medios. Director de FM Romántica 90.7

Te puede interesar