Tres años sin Fernado: "Necesitamos justicia, paz para poder seguir viviendo"

EL PAIS 19 de enero de 2023
"Estoy de pie por Fernando y por todas esas madres que también perdieron a sus hijos y no tuvieron justicia", dijo la mamá del joven asesinado a golpes en 2020.
multimedia.normal.953f188bb0ce4995.31392d30312d323032335f6c6f735f7061647265735f64655f6665726e616e645

 "Estoy de pie por Fernando", dijo este miércoles a la noche Graciela, madre de Fernando Báez Sosa, al recordar a su hijo durante la ceremonia interreligiosa que se realizó en la ciudad de Dolores al cumplirse el tercer aniversario del crimen.

Ante más de 2.500 personas que reclamaban Justicia en el Anfiteatro Libres del Sur, de Dolores, Graciela, junto a su esposo Silvino, homenajeó a su hijo, asesinado a golpes en la puerta del boliche "Le Brique" de Villa Gesell el 18 de enero de 2020.

"Estoy de pie por Fernando y por todas esas madres que también perdieron a sus hijos y no tuvieron justicia", dijo la mujer.

"Era nuestro sol, nuestra vida, el que nos daba alegría en nuestra vida. Ahora estamos vacíos, no hay nadie en mi casa, estamos los dos solitos", agregó.

La mamá de Fernando recordó el día que junto a su esposo viajó a Dolores para comparecer en el juicio que se lleva a cabo a los ocho rugbiers acusados de matar a su hijo.

"Preparamos la valija en busca de Justicia, no queremos venganza, solo que paguen lo que le hicieron a mi hijo", dijo con la voz entrecortada.

La mujer contó luego las sensaciones que atravesó durante las audiencias del debate: "Cuando en el juicio vi cómo le pegaban a mi hijo, como madre tenía el deseo de tirarme al cuerpo de mi hijo para que no lo golpearan".

"¡Gracias mi amor, gracias mi vida por habernos dado tantas felicidades durante 18 años!", dijo luego alzando con fuerza su voz.

"Te amo Fernando, con toda mi alma. Es lo mejor que Dios me ha dado, era mi alegría, mi compañerito, hoy me quedé sin todo eso", finalizó Graciela.

Minutos antes, su esposo, Silvino, agradeció en primer lugar a todos los que estuvieron presentes en este momento "tan difícil" de sus vidas, ya que les dan "la fuerza para seguir adelante, para seguir pidiendo justicia".

"Necesitamos justicia, paz para poder seguir viviendo un poco más. Yo sé que no es fácil, cada día nos cuesta más la ausencia de Fernando, ni sé cómo explicarle a la gente que cada vez que me levanto a la mañana es como levantarse con una bolsa en espalda", dijo.

"En algún momento voy a volver a ver a mi hijo", expresó Silvino acongojado frente a la multitud que participó de la ceremonia interreligiosa y de la colecta en honor a Fernando.

El acto comenzó cerca de las 19.30, cuando Silvino y Graciela llegaron al anfiteatro, donde fueron recibidos con aplausos y al grito de "¡Justicia!".

El acto central fue declarado de "interés municipal" por las autoridades dolorenses, ciudad en la que actualmente se desarrolla el juicio oral por el homicidio de Fernando, que tiene a ocho rugbiers acusados.

Acompañados por el abogado Fernando Burlando y parte de su equipo de trabajo, otros familiares de la víctima llegaron con globos blancos y vestidos con remeras con el rostro de Fernando, un crespón negro sobre su pecho y un cartel de "Justicia es perpetua".

En el escenario había dos sillas junto a un altar con la Virgen de Caacupé, la ciudad de Paraguay de donde es oriundo Silvino.

Carteles con el rostro del joven asesinado y la leyenda "Justicia por Fernando y por todas las víctimas de violencia", llenaron cada lugar del anfiteatro, junto a otros que decían: "Su libertad caducó", "Justicia es perpetua"; "Fernando está presente".

Al iniciarse el homenaje, los padres del joven se ubicaron en el centro del escenario y prendieron tres velas que referían a los tres pilares de su familia: Fernando y sus padres.

Te puede interesar