Me Lo Dijo Pérez Me Lo Dijo Pérez

ESTA NO ES MI HIJA,DEVUELVAN MI HIJA ,UNA MADRE DESESPERADA POR UN ABUELO ABUSADOR EN MORTEROS

Alberione investiga la tardanza,de la justicia morterense.

JUDICIALES 28 de julio de 2021 Pérez Darío Eduardo Pérez Darío Eduardo
Abuso

"Yo quiero devuelta a mi hija, esta no es mi hija" enfatiza con dolor la madre de una niña que hoy tiene seis años y reclama a la Fiscalía y a la Jueza de Morteros que investiguen el abuso que según ella perpetró el abuelo contra su hija denunciado hace siete meses. REGIONALÍSIMO INVESTIGA

Al desvestir la historia de los acontecimientos señala que no le permiten realizar cámara Gesell, tampoco fue realizado a la niña un estudio médico clínico-físico y lo que debería ser un supuesto abuso agravado por el vínculo solo lo considerarían como un hecho de violencia familiar al igual que la amenaza de muerte denunciada con posterioridad.

Los escasos recursos económicos con  que cuenta no le permitieron  durante este tiempo  contratar a un abogado para revertir la inacción de la justicia morterense, ya que el asesor letrado le habría manifestado que él es el abogado de la niña, pero nada le informaría acerca de la causa. A través de «Madres Protectoras» una agrupación de madres que sufren abusos de la justicia le brindan a la niña a través de un profesional apoyo psicológico, quien viene haciendo terapia y a partir de esta semana por intermedio de una abogada y un abogado de Morteros que se solidarizaron con el tema podría ingresar a la causa

Solo dispusieron impedimento de contacto
La niña radicada junto a su mamá en Balnearia, «tenía una buena relación con su abuelo, se veían tres o cuatro veces por semana, un día a principios de octubre fueron a un campo de Miramar. A partir de ese momento no quiso ver más a su abuelo, comenzó con crisis de nervios, llantos, cambio en su personalidad, volvió a orinarse en encima, decía tener dolores vaginales, al estar en la cama me lamia, me succionaba el cuello, el brazo, son todos cambios que la nena tuvo» manifestó la mama de la niña que al momento de los hechos que narra tenía cinco años.

«La empezó a ver una psicóloga en su consultorio particular, pero después de dos sesiones me dijo que llevaría mucho tiempo y me saldría muy caro, me dijo que la iba a atender en el hospital. Durante dos meses la atendió, ante la sospecha que yo tenía y lo que me dijo la psicóloga me decidí en presentar la denuncia. Un error que cometí yo no fue llevarla al médico cuando lloraba por dolor vaginal en esos días, pero en aquel momento no imaginaba algo así, pensé que podría ser una paspadura, más allá que me llamo la atención que le duro una semana y media».

Sigue contando que viene a la Fiscalía de Morteros para realizar la denuncia, «no me la toman en la Unidad Judicial, me dicen que me correspondía hacerla en Balnearia. El 11 de diciembre de 2020 en la comisaria me la toman y me dijeron que tenían que esperar órdenes de la fiscalía».

«La fiscalía lo único que hace es impedir el contacto entre la nena y el abuelo, pero no toma ninguna otra determinación». En febrero realiza una nueva denuncia porque cuando dejaba a su hija en la casa de la abuela materna para ir a trabajar, el denunciado abuelo paterno «pasaba por frente del lugar y la niña al verlo se orinaba, haciendo entrega de un video que registro el rompimiento de impedimento de contacto».

En febrero empecé a llamar, pidiendo la realización de una cámara Gesell, primero me la niegan por el Covid, después me dan una fecha que la terminan posponiendo. Pregunto en la policía de Balnearia quienes me dicen que no tienen novedades y comento que me iba a ir a Tribunales de Córdoba para pedir que se haga la cámara Gesell. Diez minutos más tarde me llaman de la fiscalía para que viaje urgente a Morteros para hacer una entrevista psicológica».

«Vine a Morteros, había tres chicas que no sé quiénes son, les entregue dibujos y pinturas que hizo la nena durante la crisis grande que fue el día de la madre, pero hicieron esa entrevista y no hubo otra actuación, tampoco se el resultado, supuestamente la mandaron a la policía judicial y volvieron, pero no me quieren dar información sobre nada de lo que hay en el expediente. Nunca pidieron estudios clínicos e inclusive en la fiscalía de Morteros me niegan los antecedentes por violencia familiar de este hombre con  su esposa que estuvo preso».

El 25 de mayo presentó una nueva denuncia por amenaza de muerte. «Yo iba en bicicleta, él se me acerco con el auto junto a su hija y me dijo ´Che hija de puta, te voy a cagar matando, si no te dejas de joder´ a lo que le respondí que era un degenerado que lo iba a denunciar y su hija me grito ´denúncialo si queres, total voy a negar todo. Lo único que hicieron es una restricción de contacto para los dos, pero yo tengo temor, vivo con angustia».

No se cumplen las restricciones
«Rompe las restricciones, merodea por lugares donde está la nena, ahora tengo que llevar a la escuela la última restricción porque nadie aviso para que sepan si aparece que no pueden tener contacto» El 16 de junio presentó una nueva denuncia manifestando que el denunciado volvió a romper el impedimento de contacto pasando con su auto cerca de ella y su hija «La nena cuando lo vio al abuelo comenzó a llorar. Pero nadie hace nada».

«La nena estaba mejor y cuando el empezó a pasar frente a la casa de mi mama cuando la dejaba para ir a trabajar empezó con las crisis de nervios de vuelta y control de esfínter, se orinaba encima cuando lo veía, tuve que dejar de ir a trabajar en Miramar en limpieza de un hotel para no dejarla»

«Con la última denuncia, la jueza me mando a mí al Punto Mujer de Balnearia para que cuente yo con apoyo especializado sobre violencia de género, ahí el equipo técnico del Punto Mujer me dijo que estaba mal caratulada la causa que no es violencia familiar, sino que es un supuesto abuso sexual»

Le niegan la cámara Gesell
«Hace unos quince días que hable a la Fiscalía para preguntar sobre el caso y me preguntaron que pretendo, esas son las palabras de una de las secretaria, me dijo que yo me imaginaba lo que había sucedido y que mi hija había tenido parásitos, ella es doctora clínica seguramente porque ella me decía que mi hija había tenido parásitos que no pensara otra cosa. El abuelo tiene abogado que ya hablo con el fiscal, esta resguardado él, yo soy consciente que no tengo abogado y me dijeron que solo me pueden nombrar un abogado por la causa de amenazas, pero no te podemos dar un abogado para que te represente a vos por el caso de tu hija, porque ella ya tiene representante que es el asesor letrado, pero no me dice nada, dice que yo no puedo conocer el expediente en resguardo de la menor, es una burla, porque si pongo un abogado en el acto tiene acceso al expediente, a mi como no soy querellante particular no me lo dan, el asesor letrado me dice que es al abogado de la niña, pero no sé lo que hace, porque no están siendo vistas las pruebas que presente».

Pedí una cámara  Gesell y me la niegan, dicen que no la quieren victimizar, no tengo recursos económicos para contratar a un abogado, hago peluquería a domicilio que cuando me va bien gano unos 20 mil pesos por mes, tengo una asignación de 4 mil pesos y la tarjeta alimentaria, entonces todo se me hace más difícil, pero  no voy a parar con la lucha, cuento con el apoyo de Madres Protectoras, hable con la Senaf me dijeron que no pueden intervenir porque esta judicializado, voy a buscar la forma de conseguir que investiguen. Ahora una abogada y un abogado van a ver el expediente, espero me puedan ayudar»

Solo pide que investiguen para saber lo que pasó
«Yo no tengo dudas, tengo seguridad por todo lo que la nena paso, en el jardín cuando la retiraba esta siempre orinada, cuando iba a baile también, eso antes no lo hacía, ya tenía control de esfínter, cuando estaba con mi mama y pasaba él también se orinaba. Cuando ella sentía dolor se lo adjudicaba a paspaduras, si me pareció raro que se prolongara por una semana y media, después me empezó a llamar la atención los cambios, que nunca más quisiera estar con el abuelo, poniendo excusas como que se aburría, que se quedaba sola, cuando iba tres a cuatro veces por semana, en la llevaba a baile, la traía, pero dejo de ir a buscarla y no pregunto nunca que paso, desde que la nena dejo de ir a su casa, el tampoco vino a buscarla».

«El psicólogo que la atiende ahora desde hace dos meses, es un profesional que trabaja en una fundación con niños y niñas abusadas me dijo que hay mucho para trabajar y que hay muchos indicadores de acuerdo a los dibujos hay indicios. La psicóloga cuando vio los dibujos me dijo que tenían un alto contenido fálico, que en las primeras sesiones no hablaba porque había sido amenazada, todas esas cosas me dijo a mí la psicóloga, así que no se si no se las dijo a la justicia, es muy triste por el tema de la nena»

«Esto no es jugar, yo voy, vengo gasto plata, no es divertido. Tengo miedo, que caiga a mi casa o me arrebate en la calle, me amenazó de muerte, tiene antecedentes, pero solo me dicen que denuncie».

El Fiscal Alberione el último lunes me dijo que «el nunca vio el sumario, ni la denuncia, que no pudo ordenar nada. Se asombraba que no veía su firma en  ningún pedido y no le habrían mandado desde Morteros la respuesta sobre el diagnostico psicológico de los dibujos. Cuando vengo a Morteros, me dicen que la nena tenía parásitos, pero ahora me doy con que el fiscal no sabe que existe la causa. Ahora también un abogado va a ver la causa, así que espero que actúen, porque hace siete meses que estoy con esta situación sin respuesta de la justicia de Morteros».

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias