Me Lo Dijo Pérez Me Lo Dijo Pérez

LA PANDEMIA SE LLEVÓ A ROSA , LA MUJER CONFECCIONABA BARBIJOS Y LOS DONABA AL HOSPITAL

También los envió al Club de Oyentes de FMR90.7 para quienes no pudieran comprarlos.

LOCALES 10 de junio de 2021 Pérez Darío Eduardo Pérez Darío Eduardo
200104039_4042021249238225_7087355526842203484_n

Durante  los  primeros  días  de  la  Pandemia , el  CLUB  DE OYENTES  DE  FM90.7 , recibió  una  caja  repleta de barbijos  para  entregar  a quienes  no  tuvieran  el  dinero  para  comprarlos, la persona  que  los  acercó  a  la Radio ,  lo  hizo  a  nombre  de  ROSA  ACOSTA,  la  misma  mujer  que confeccionaba  barbijos y  batas  para  entregarlos  al  Hospital  Iturraspe.  El  martes   se  fue  de  esta  vida  por  el  Coronavirus     y  de  su parroquia  la  despidieron  con  mucho  dolor  : 

San Francisco se mostró conmovida el martes por la muerte de María Rosa Acosta (59) a causa del Covid-19, enfermedad contra la que luchó durante más de un mes.
La mujer colaboraba en la Parroquia Perpetuo Socorro que confeccionaba batas y barbijos que luego se donaban al Hospital Regional Iturraspe, la misma institución donde perdió su vida.
En sus redes sociales, integrantes de la parroquia difundieron una emotiva carta de despedida que titularon “Nuestra Rosa de Cáritas”, en homenaje a la mujer.
“Hoy despedimos con gran tristeza y con esperanza cristiana a nuestra querida Rosa de Cáritas. Hermosa persona que llegó hace muchos años a pedirle al padre Gustavo permiso para barrer la vereda de la Parroquia, deseaba que se vea mejor porque desde Cáritas la estaban ayudando con ropa y comida para mantener su familia y ella quería devolver algo a cambio de esa ayuda”, escribieron.
“Así llegó Rosa a la Parroquia del Perpetuo Socorro y despacito comenzó a ayudar a doblar ropa y a ser parte, como voluntaria de Cáritas”, explicaron.
Luego, contaron que “con el correr de los años se sumó a actividades como el taller de costura, de cocina y apoyo escolar” y “fue mostrando sus cualidades” ya que “resultó ser una excelente profesora de costura, se convirtió en la señorita Rosa en apoyo escolar y en Rosita, en el taller de cocina”.
Según los integrantes de la comunidad parroquial, “para ella Cáritas era su casa y la parroquia parte de su familia”.
Rosa, a su vez participó de exposiciones y ferias de mujeres emprendedoras presentando los talleres que llevaba adelante con Cáritas.

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias