La devaluación golpea a la producción lechera regional

ECONOMIA 02 de septiembre de 2019 Por
El periodista Miguel Peiretti traza un dramático mapa de la lechería que había repuntado pero se vuelve a complicar por la devaluacion.
Tamberos

La devaluación vuelve a poner el valor del litro de leche en relación a los costos a valores de varios meses atrás al devaluarse un 26 %, frente a un incremento en insumos de un 30 %. El valor por litro promediaba el equivalente a 35 centavos de dólar, pasando a percibir de un día para otro, 26 centavos por litro en tranquera. Por Miguel Peiretti

La industria se encuentra en una situación de ahogo como consecuencia de la caída del consumo interno por la grave crisis económica, la que es aprovechada por los hipermercados y grandes distribuidores que aplicaron una baja de entre un 10 y 12 % en el los valores de planchadas. A esta complicada situación se le debe sumar que al mes de junio el volumen de exportación bajo un 10 % y en el monto total en dólares la reducción es del 14 %.
Frente a este panorama, en las puertas del incremento de producción en la primavera, avizoran un complicado panorama para la producción primaria y para las pequeñas y medianas industrias lácteas.
Los productores tamberos en los últimos meses había comenzando a recomponer el precio de la materia prima, pero vuelven a sufrir un fuerte golpe como consecuencia de la devaluación al revelar un estudio que pasó a percibir 26 centavos de dólar por litro a boca de tambo, cuando el valor se encontraba a 35 centavos. 
Los alimentos para las vacas aumentaron más del 30 %, los insumos están dolarizados por lo que impacta de lleno en el costo productivo, volviendo a poner a los lecheros en una situación difícil hacia adelante, ya que el escaso financiamiento existente es excesivamente caro y los proveedores vienen acortando lo plazos de pago.
En los últimos meses ante el faltante de leche habían logrado un precio en la materia prima que les permitía producir con mayor tranquilidad, pero la disparada del dólar, hizo que la recomposición que habían conquistado, de un día para otro perdieran todo al quedar nuevamente retrasado el precio por litro de leche en tranquera.
Desde la Dirección Nacional de Lechería como parte de la política nacional no esperan que tomen intervención para tratar de salvar la cadena productiva, por lo que nuevamente el productor lechero queda a la deriva en las puertas de la primavera, época en que el volumen productivo se incrementa.
Rafaela hace tiempo que invitó al presidente Macri para que participe de una reunión en la sede del Inta de esa ciudad para dar tratamiento a una agenda lechera con referentes de la zona, pero más allá del reiterativo discurso de Alejandro Sammartino, en que señala la importancia de contar con mercados institucionalizados y las alternativas para ponerlos en marcha para lograr precio, no tienen respuesta concretas y a la luz de los resultados electorales en las elecciones Pasos, ven como poco probable que se concrete, porque en la cuenca lechera Macri tiene asegurado el triunfo.  Los tamberos a pesar que acompañan a este gobierno deberán seguir esperando soluciones.


La industria pequeña y mediana por el tobogán
A diferencia de otros momentos ante esta devaluación, las pequeñas y medianas industrias lácteas viven una situación similar al tener que soportar por un lado el impacto de la devaluación y por otra parte la baja de precios en los productos elaborados que perciben por parte de hipermercados y grandes distribuidoras.
A la cuestión de la devaluación y baja de precios, se suma el decrecimiento constante en volumen y un amesetamiento en monto en el último mes en las exportaciones, lo que inunda el decaído mercado interno en su mayoría por grandes industrias que ejercen presión en el manejo comercial.
Si bien la producción destinada al mercado externo no es elevado, en el primer semestre del año según Agroindustria es el equivalente a un 18 % del total del volumen que se producido. En todo el año 2018 fue del 22,1 %.
La mayor caída en las exportaciones lo sufre la leche en polvo con una caída anual del 21,9 % y una caída del 60,7 % en el primer semestre del año con respecto a igual periodo del año anterior, mientras que en quesos tuvo un aumento de un 8,5 %. La tendencia presenta un decrecimiento constante de las exportaciones, incrementándose la oferta en el mercado interno con la consecuente caída en los precios que perciben las industrias, más allá que no se vea reflejado en las góndolas, al pagar cada vez más caro los consumidores, quedándose las grandes cadenas de comercialización con la mayor porción de la torta.
La crisis que viven las industrias que se corporizan en dos grandes grupos para sostenerse, la inexistencia de políticas desde el gobierno nacional que fijen reglas en defensa del sector productivo y la pasividad que vienen sosteniendo en los últimos años los tamberos, es el combo perfecto para quienes producen vuelvan a recibir migajas, el pueblo quien pueda comprar tenga que pagar cada vez precios más abultados y la intermediación siga haciendo el gran negocio.

Pérez Darío Eduardo

Técnico Superior en Periodismo, Comunicación Institucional y Medios. Director de FM Romántica 90.7

Te puede interesar