Otra vez mortandad de peces en Mar Chiquita

VIDA SALUDABLE 03 de agosto de 2019 Por
Un informe que intenta explicar por parte de las autoridades un hecho que se repite
818x460_190730212658_90820
  • Informe Regionalisimo
         
     Brindaron un informe del estado actual de cuenca Salí-Dulce al aparecer decenas de peces flotando en la superficie buscando el oxígeno que no encontraban en el agua, y una gran cantidad muertos. Según ese informe no ocasionaría dificultades en la desembocadura del río Dulce sobre Mar Chiquita al indicar que durante el recorrido detectaron que no hay puntos anóxicos (óxigeno disuelto agotado) dentro del Embalse de Río Hondo, sino en el río Salí en territorio tucumano.

Según las inspecciones y estudios, se estableció que, la mortandad detectada, en el Río Salí, no obedecía a la presencia de vinaza en las aguas, sino por el derivado - desde las industrias de elementos melados y/o azucarados que, si bien es un elemento orgánico no tóxico, su degradación demanda oxígeno.
En la fecha, el Defensor del Pueblo de la provincia, Dr. Lionel Enrique Suárez, el Secretario del Agua, Lic. Sergio Zaltz y el secretario de Medio Ambiente de Tucumán, Ing. Alfredo Montalván, realizaron una inspección para relevar la calidad de aguas, en el río Salí en territorio tucumano. Se observó la presencia, de algunos peces muertos -por anoxia-, en el Río Salí.
El responsable de medio ambiente de Tucumán, Ing Alfredo Montalvan, sostuvo que “luego de 8 años de trabajo conjunto, de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Santiago del Estero, el Ministerio del Agua de Santiago del Estero, la secretaría de Medio Ambiente de Tucumán y la secretaría de Medio Ambiente de la Nación en control y monitoreo de la cuenca Salí-Dulce” episodio como el relevado es aislado.
Aludiendo al motivo de la visita, señaló que “a partir de la publicación en redes sociales que indicaban al Río Gastona como escenario de mortandad, las cuales no se condecían con los resultados de las tareas de monitoreo que realiza diariamente Santiago del Estero, se decidió ésta inspección conjunta, la cual es cuenta de afectación y mortandad - no significativa de peces sobre el río Salí-.
Durante el recorrido detectamos que no hay puntos anóxicos (óxigeno disuelto agotado) dentro del Embalse de Río Hondo, sino en el río Salí en territorio tucumano, situación en la que confluyen la bajante de agua, en período de estiaje, y la concentración de derivados de efluentes industriales desde la provincia de Tucumán. Los ríos Gastona y Marapa, se encuentran con buena calidad de aguas. El que más riesgo tiene, remarcó, en esta época del año, por la bajante de caudal, es el río Salí que también recibe aportes de ríos y arroyos.”
Indicó que “no hay vinaza vertida, ni escape, ni fuga alguna. Se detectó, por los análisis, la presencia en las aguas del río Salí de jugos de melado, azúcares o compuestos azucarados que, si bien es un elemento orgánico no es tóxico, su degradación demanda oxígeno. Por ello, ante esta situación, se van a continuar las actuaciones sumariales contra los ingenios que no se ajustan a norma. Se ha indicado a las empresas que, con esos efluentes melados y/o azucarados, realicen el riego, como mejorador de suelos, en el sector cañero o citrícola”, sin especificar cuáles industrias habrían vertido estos elementos melados, indicando que “es difuso" porque se van sumando a los vertidos, de las sucroalcoholeras desde el noreste al centro, por lo que, al concentrarse sobre la desembocadura del Salí, en la provincia de Tucumán - no en el Embalse-, generó éste episodio que vamos a superar”.
Agregó que “esto nos ha determinado a maximizar los controles en los sectores industriales, para evitar la producción de estos episodios en el río.
Coincidieron en la necesidad de revisar y ampliar los alcances del convenio sobre el control de melados o azucarados, no contemplados en la agenda de control que suscribieron las provincias de Tucumán, Santiago del Estero y la Secretaría de Ambiente de la Nación, con la fiscalización de la Corte Suprema de Justicia. Por el aludido convenio, que se cumple acabadamente, por las tareas de monitoreo permanente e inspección de industrias, desde hace casi 8 años, se han venido verificando el cumplimiento de los objetivos establecidos de “vinaza cero”, “ceniza cero” y “recuperación de agua de lavado de caña cero”- elementos que no son vertidos a la cuenca”.
Advirtió que “téngase en cuenta que, la última mortandad masiva de peces, data del 10 de agosto de 2010, que habilitó el entendimiento entre las provincias y la Nación, por lo que se firmó un convenio a fines del 2011, y la puesta en aplicación de mecanismos de monitoreo permanente de la cuenca Salí-Dulce, de los afluentes y de efluentes industriales, más el control de industrias”.-
Pueblo de la provincia, Dr. Lionel Enrique Suárez, fue coincidente con lo señalado indicó que, en los demás afluentes al Embalse de Río Hondo, no se registran situaciones de riesgo para el espejo de agua. Los controles van a continuar, como se han establecido, con 2 turnos diarios, más las inspecciones a las industrias”.
Coincidió con Montalván que “en virtud de lo ocurrido, deberá contemplarse iniciar las acciones correspondientes, para incorporar a este elemento (melados/azucarados) para contralor en el marco del convenio suscripto que contemplaba tres elementos de contralor”.-
Concluyó Suárez que “producto del trabajo conjunto, se ha evitado que, durante 8 años, miles de metros cúbicos de elementos líquidos (vinaza-agua de lavado de caña) y sólidos orgánicos (cenizas) de las industrias sucroalcoholeras, ingresen al embalse, y su valor es significativo para la vida del sistema”.

La permanente contaminación
Aparecieron decenas de sábalos y bagres muertos o que ya estaban en las últimas, boqueando por no morir, comentó un guía de pesca de la zona de Termas de Río Hondo
Señalan que la principal causa de contaminación son los desechos que las industrias arrojan al cauce de los ríos, resultando sospechoso que esto está ocurriendo en plena época de la zafra
“La principal fuente de mortandad de peces en nuestros ríos históricamente ha sido la contaminación de los ingenios en los periodos de zafra”, destacó Aguilera. Según explicó, la vinaza, el bagazo y los demás restos de materia orgánica que los ingenios descargan en los afluentes de los ríos le agregan nutrientes al agua que generan el crecimiento de las algas. Estas algas, al descomponerse, les quitan el oxígeno al agua y los peces mueren. Generalmente, estas formas de contaminación se manifiestan como grandes manchones verdes en la superficie del agua y estos suelen concentrarse en la desembocadura de los ríos que es donde la correntada disminuye su velocidad, manifestó el ictiólogo Gastón Aguilera
La contaminación con desechos industriales en el cauce del Salí-Dulce no es un problema nuevo. De hecho, el empresario tucumano Jorge Rocchia Ferro deberá enfrentar un juicio oral y público por infringir normas ambientales luego de que el Tribunal Oral Federal (TOF) rechazara su pedido de una probation. Al empresario se lo acusa de contaminar al pueblo santiagueño de El Palomar con efluentes. La localidad del departamento Jiménez, entre fines de 2012 y comienzo de 2013, recibió millones de litros de vinaza pura que llegaron a través de un canal interprovincial y habrían sido descargados por el ingenio y destilería La Florida, propiedad de Rocchia Ferro.
A fines del año pasado, Rocchia Ferro había subido su oferta inicial de resarcimiento en concepto de reparación ambiental a 27 millones de pesos para obtener la probation, luego de que el TOF de Santiago del Estero rechazara su propuesta inicial de 18 millones.
Los que sí fueron beneficiados este mes con probation son dos directivos de la firma Azucarera Argentina S.A, a cargo del ingenio La Corona, Silvio José Peluffo y Enrique Fausto González. En un fallo sin precedentes, del Juez Federal Subrogante, Daniel Bejas, concluyó que “está probado que la fábrica arroja residuos tóxicos que desembocan al Río Gastona, y luego a la Cuenca del Río Salí-Dulce”. Los imputados deberán cumplir con ocho horas mensuales durante tres años en la Municipalidad de San Miguel de Tucumán, ya que el fallo consideró que se trata de “una solución alternativa a la pena, menos gravosa y conducente a poner fin al conflicto”
Fuentes: El Tucumano - Panorma 
 


 


 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Pérez Darío Eduardo

Técnico Superior en Periodismo, Comunicación Institucional y Medios. Director de FM Romántica 90.7

Te puede interesar