Indignado:¿Por qué en tribunales tienen que tomarse vacaciones de invierno?

JUDICIALES 14 de julio de 2019 Por
El especialista Víctor Corbalan ataca los privilegios de las dobles vacaciones en el Poder Judicial y que se las tomen en forma conjunta con los abogados. Una empleada o un obrero, tienen pocos días de descanso.
images (1)

Las palabras ordenan  el pensamiento ,  no  es  lo mismo  decir   que   en Tribunales se  toman  vacaciones  especiales de  invierno   o paran todos  juntos   en el mejor  mes  del  verano.  El  especialista  en temas legales  Víctor  Corbalan,  desde La  Capital,   ataca este privilegio que viene  de la  época  colonial.

La feria como un absurdo modo de vacaciones conjuntas.

 Luego de reconocer nuestra falta de optimismo en que algo cambie en la Justicia Federal, volvamos a la feria, que algún asesor del ingeniero le ha presentado como tema a modificar. Sabido es que las ferias judiciales ocurren desde tiempos inmemoriales, como una forma de que jueces y abogados puedan tomar sus vacaciones de invierno y de verano, todos al mismo tiempo. Con este mecanismo previsto en las leyes, los plazos de los procedimientos en trámite se suspenden el último día hábil y se reanudan cuando termina la feria. Por cierto que hay temas urgentes que merecerán su atención. Para ello habrá jueces designados especialmente para esa situación y que deberán decidir si corresponde habilitar el trámite. Para nuestro punto de vista, cualquier intento para mantener su vigencia, va perdiendo posibilidades. Es que estos dispositivos han sido pensados exclusivamente en beneficio de las vacaciones de jueces y abogados, sin importarle los perjuicios que se les ocasiona a las personas que necesitan continuidad en sus trámites judiciales.

La única solución es suprimir las ferias

. No hay otra solución que modificar la ley orgánica de los tribunales para eliminar las normas que consagran las ferias judiciales. Claro que mientras el verdadero poder lo ejerzan los interesados en sus vacaciones, tendremos ferias para rato. Este absurdo sistema vacacional, patrimonio de un Poder Judicial que se resiste a los cambios, resulta impensable que se mantenga en una moderna organización de la administración pública actual y en el ejercicio de la profesión del abogado compatible con los adelantos que hoy se ofrecen. Los conflictos de las personas no pueden esperar resolución hasta que terminen las vacaciones los jueces y abogados. La política en este tema no puede ser mezquina, y los representantes del pueblo, los diputados y senadores, tanto provinciales como nacionales, deben adoptarla como cuestión de Estado, para definitivamente tomar la decisión de eliminar la feria judicial. Ellos están obligados a pensar en el bien común de todos y no en los privilegios de un sector.

Víctor R. Corvalán

Pérez Darío Eduardo

Técnico Superior en Periodismo, Comunicación Institucional y Medios. Director de FM Romántica 90.7

Te puede interesar