Corina Fernández: "Yo lo perdoné, pero lo perdoné genuinamente"

EL PAIS 06 de marzo de 2019 Por
Sobreviviente luego de que su ex pareja le dispara 6 veces, a pesar de haber presentado 80 denuncias por amenazas y acoso. Hoy brinda asistencia a otras mujeres que pasan por lo mismo.
IMG_20190306_120746115

El primer día de clases después de las vacaciones de invierno del 2010 Corina Fernández dejaba sus hijas en el colegio, mientras se retiraba del lugar podía escuchar como los niños izaban la bandera cuando un hombre usando un sobretodo, una boina y un bastón la tomó por detrás. "Te dije que te iba a matar hija de puta" escuchó, e inmediatamente  reconoció la voz de su ex marido. 

Javier Weber, sacó un arma y disparó 6 veces. Dos de las balas le impactaron en el pecho, Corina luchando por su vida corrió hacia el colegio, mientras su ex pareja le disparó por la espalda. Mientras luchaba por su vida en un quirófano, una de las maestras busco a su hija y le explicó lo que había sucedido.  "¿Fue Weber, no? ¿La mató?"  preguntó la niña. 

Corina relató que todo había comenzado mucho tiempo antes. Cuando lo conoció todo parecía normal, pero con el tiempo y se volvió posesivo y controlaba todos sus movimientos. Un año antes de que intentara asesinarla Weber se obsesionó imaginando que ella tenía un amante en el trabajo. Un día la encerró en la casa pidiéndole que le diera la clave de su e-mail para poder revisarlo y ella se negó.

Obsesionado con con la clave mando a retirar a sus hijas del colegio pensando que ellas podían darle la clave. Sentó a las pequeñas en la cama y clavó un cuchillo en el colchón amenazándolas. Y por 12 interminables y terroríficas horas la obligó a pararse contra una pared mientras le arrojaba cuchillos. 

La policía no recolectó evidencias y Weber recibió una condena en suspención.  A pesar de la orden de alejamiento jamás dejó de acosarla, la buscaba en la calle, llamaba incesantemente a su trabajo, hasta logró que la despidieran. 80 denuncias llegó a radicar. Recuerda que cada dos o tres días iba a tribunales y nunca la ayudaron. Solo luego de que le  disparara la llamaron por denuncias que había presentado 6 meses atrás´

Hoy 9 años después de aquella terrible mañana Corina Fernandez  todavía con dos balas alojadas en su cuerpo, ayuda a otras mujeres que sufren violencia de género. Se  considera a si misma una persona resilente, aquel momento tan violento que casi acaba con su vida la llevó a trabajar en la fundación y tomar cursos que la ayudaran a entender porque se generan estas relaciones. 

Explicó que la violencia se origina en la niñez, que en la mayoría de los casos son personas que crecieron en habientes violentos. Los hombres que crecen así se convierten en agresores y las mujeres en sumisas. Se repiten patrones inconscientemente. Incluso aseguró que cree que en muchos casos estos hombres pueden ser rehabilitados. Ferviente creyente de la justicia explicó "No creo en el feminismo que dice que hay que matarlos", afirmó. 

Dentro de la fundación su trabajo consiste en la asistencia directa a mujeres y grupo de autoestima. "Si vos tenés alta autoestima no importa lo que te digan porque logras ir recuperándote. Porque generalmente y lamentablemente cuando uno tiene que vivir situaciones de mucho dolor, después se convierte en una persona mejor, una persona mas fuerte que puede enfrentar la vida de una forma diferente. Y esa fortaleza hace que puedas tener una sensibilidad especial Hay que insistir mucho en la asistencia directa, en la asistencia psicológica por sobre todas las cosas y ni hablar de la justicia. 

Al finalizar la entrevista Corina admitió que pudo perdonar a Weber por lo que pasó. "Estar enojada, estar resentida a la única que enferma es a una. Yo pude entender que la historia de el  era una historia de manual, por todo el maltrato infantil que el sufrió. Lo perdoné, pero lo perdoné genuinamente, porque es una forma de vivir mejor. 

Pérez Natalia

Productora FM Romántica 90.7, encargada de producción, publicidad y operación.

Te puede interesar