Narcomenudeo: una lucha solo para las cámaras.

OPINIÓN 30 de julio de 2018 Por
Se triplicó el comercio de metanfetaminas y aumentó en un cincuenta por ciento el de marihuana, según cifras del mismísimo Ministerio de Seguridad de la Nación.
Foto de Archivo.

"Detuvieron a una malabarista con marihuana"; "Sorprenden a jóvenes con marihuana en barrio Sarmiento"; "Detienen a dos hombres que habían robado una heladera de una escuela: además tenían drogas"; "Secuestran cuatro gramos de marihuana en barrio Cottolengo"; "Se trasladó a cuatro jóvenes a sede policial, por tenencia de marihuana". Estos son algunos de los títulos que nos acostumbramos  a leer. ¿Pero que esconden esas palabras?

Los medios locales nos bombardean con imágenes de la lucha anti-droga, pero una lectura mas crítica de los que leemos revela una constante criminalización al consumo, sobre todo en relación con la juventud y los barrios mas vulnerables. La foto siempre es un un pibe con una gorra en una plaza, con una  menos a los 2gr marihuana, nunca muestra un 0km con profesionales y empresarios  comprando tizas enteras de cocaína. Mientras los chicos son detenidos en una escena digna de Holllywood, los vecinos  cansados no dejan de llamar y hacer reclamos sobre los numerosos kioskos que todos parecen saber donde están menos la policía. 

Los grandes operativos solo encuentran los kioskos más pequeños de los barrios vulnerables.  Los presos son los empobrecidos de siempre. Aquellos quedan atrapados por la pobreza y el desamparo del gobierno y la sociedad recurren a el resguardo o venta de drogas a cambio de un hogar para su familia. Los que quedan libres, entonces, los delincuentes de guante blanco, los titireteros. Los que invierten y luego lavan el dinero en el centro de la ciudad. Más detenidos y más narcotráfico. Control social, no seguridad.

El narcomenudeo aumentó “sistemáticamente” desde 2010 en los barrios de mayor vulnerabilidad social y la percepción de la venta de drogas ilegales en zonas urbanas se incrementó en los últimos siete años. El problema del narcotráfico y el consumo de drogas no termina de tratarse a fondo, hasta ahora el único plan de acción que se llevó adelante para detener este avance  se relaciona solo con una vía represiva. 

Desde el año 2005, la ley 26.052 tiene vigencia en Buenos Aires, Córdoba, Chaco, La Pampa, Salta y en Entre Ríos. La ley del narcomenudeo multiplica el narcotráfico, tal como lo prueban las experiencias vividas y registradas en estas provincias argentinas .

Ley 26.052: 

En su artículo 1 estipula cuando la entrega, suministro o facilitación fuere ocasional y a título gratuito y por su escasa cantidad y demás circunstancias, surgiere inequívocamente que es para uso personal de quien lo recepta, la pena será de SEIS (6) meses a TRES (3) años de prisión y, si correspondiere, serán aplicables los artículos 17, 18 y 21."

 Artículo 5º incisos c) y e), cuando se comercie, entregue, suministre o facilite estupefacientes fraccionados en dosis destinadas directamente al consumidor.

Como los resultados de la aplicación de la ley se duplicó el tráfico de cocaína, se triplicó el de las metanfetaminas y aumentó en un cincuenta por ciento el de marihuana, según cifras del mismísimo Ministerio de Seguridad de la Nación. En forma paralela hubo alrededor de 100 mil detenidos. Mujeres y jovenes menores de treinta años. Solamente el 2 por ciento fue condenado por venta de estupefacientes.

 “La población en prisión por delitos relacionados con drogas se ha duplicado en los últimos años: en 2002 había 3.271 personas en esa situación y en 2013 llegaron a ser a 6.979. Este crecimiento, del 113%, es muy superior al de la población general, que solo fue del 39% en el mismo período. Así, este tipo de delitos pasó a representar más del 10% de las personas en todas las prisiones del país. Ese aumento coincide con la implementación de la reforma conocida como “desfederalización”, dice el excelente estudio: “La estrategia fallida. Encarcelamientos por delitos relacionados con estupefacientes en la Argentina”, de Alejandro Korda, presentado en marzo de 2016.

Fuentes; Pagina12, Pelota de trapo, Ley 26052. 

Pérez Natalia

Productora FM Romántica 90.7, encargada de producción, publicidad y operación.

Te puede interesar