9 de cada 10 mujeres en San Francisco sufren de acoso callejero

LOCALES 29 de marzo de 2018 Por
El acoso es una de las formas más comunes y naturalizadas de violencia de género. La encuesta mostro que 4 de casa 10 mujeres fueron víctimas de manoseos, e incluso han sido perseguidas por la calle por el agresor.
Acoso Callejero
Acoso Callejero

Piropos, silbidos y manoseo, son algunas de las formas de acoso callejero que más comunes según una encuesta realizada por FM Romántica 90.7  en San Francisco, que reveló que 9 de cada 10 mujeres en la ciudad sufren o han sufrido acoso. Estas alarmantes cifras muestran la realidad que adolescentes y mujeres deben enfrentar cada día en la calle.

encuesta acoso2

El acoso es una de las formas más comunes y naturalizadas de violencia de género. Puede significar solo un mal rato para una mujer, pero también puede dejar secuelas emocionales significativas y duraderas. Dependerá de la impotencia, temor, culpa, y otros sentimientos que hayan aflorado en un momento como ese.

El relevamiento develó las diferentes modalidades de acoso a las que son sometidas las sanfrancisqueñas. Un 83% aseguró hacer recibido silbidos,  bocinazos y otros sonidos similares, un 56%  haber percibido miradas lascivas y un 32% haber recibido piropos suaves. Mientras que un 68% recibió lo que se denomina como piropos agresivos, es decir aquellos en los que se habla directamente sobre una parte del cuerpo de la mujer o de un acto sexual específico.

También se registraron formas más agravantes de acoso, 4 de casa 10 mujeres confesaron haber sido víctimas de manoseos, e incluso han sido perseguidas por la calle por el agresor. Un alarmante 21% de las mujeres de San Francisco encuestadas, sufrió episodios de exhibicionismo o masturbación pública.

Cuando se les pregunta sobre el lugar más común donde suceden estos hechos, el 100% contestó que la calle y espacios públicos como plazas o la costanera seca de la ciudad. Para lidiar con esto adoptan diferentes mecanismos de prevención, dentro de los que incluye evitar los lugares mal iluminados, cruzarse de vereda e ir siempre acompañadas de amigas o de hombres.  En casos extremos muchas admitieron haber cambiado su forma de vestir por una más conservadora.

Se les preguntó que sintieron cuando fueron acosadas y expresaron que es una mezcla de miedo, rabia, asco, inseguridad y confusión. A pesar de esto el 91% de las mujeres  confrontaron a su acosador, el cual en un 66% de los casos respondió a esto con burlas o insultos.

Los datos recolectados confirman que en San Francisco las mujeres no se sienten seguras en las calle y que este tipo de violencia continúa instalado en la sociedad. Empezar a hablar de acoso callejero y no de piropo ya es un avance, se necesita un cambio cultural para que las mujeres puedan sentirse libres en las calles. 

Pérez Natalia

Productora FM Romántica 90.7, encargada de producción, publicidad y operación.

Te puede interesar