No es como te lo cuentan: la verdadera historia de Marcela Juncos, la Madre Asesina

JUDICIALES 18 de marzo de 2018 Por
Más de 2000 kms viajando a Córdoba Y Bell Ville para dar vuelta la historia. Los medios que ignoraron al segundo juicio y el recuerdo(horrible) de la Madre Asesina.¿Por qué no hay imágenes de medios locales durante la sentencia definitiva?
Ver galería 104463
1 / 2 - LÁGRIMAS DE COCODRILO

“Condenaron a la mentirosa”, bramó en directo un calificado y punzante periodista radial de San Francisco ( quien escribe estas notas), mientras el lector de la sentencia señalaba que Rosana Beatriz Romero sería investigada por falso testimonio. La mujer, una de las últimas testigos, mintió descaradamente y funcionarios judiciales opinaron en su momento que “no la bajaron al calabozo de la alcaidía porque vino con un bebé en brazos”. El párrafo anterior pertenece a La Voz de Interior  y es la crónica de la transmisión en vivo por nuestra radio  de la segunda sentencia que llevó a la cárcel a MARCELA JUNCOS, la madre que junto su pareja, asesinó a su propia hija, MARÍA VICTORIA JUNCOS.

Pocas veces en mi vida sentí el olor de la muerte como los interminables días que pasé en la inmensa sala del edificio de tribunales de Bell Ville,  la sala vacía,no había público y era el único periodista que cubrió la totalidad de los días que duró el segundo juicio a la asesina MARCELA DEL VALLE JUNCOS, por asesinar a su hija, los medios de nuestra ciudad ignoraron  la nueva definición. Se escuchaba el jadear de la Madre Asesina ,me cruzaba miradas fulminantes. Fueron semanas  de subirme a mi auto en la madrugada  y recorrer los 169 kilómetros que separan a San Francisco de la otra ciudad .Quiero contarlo en primera persona por el  daño que me causó  La Juncos y por qué no es como te lo cuentan.

Cuando María Victoria “desapareció” de su casa el hecho se conoció a raíz de la denuncia de su madre, Marcela Juncos, quien recorrió todos los medios de la ciudad y la región pidiendo -entre falsos sollozos- que la ayuden a encontrar a su hija. Ese trágico 18 de enero de 2003, fue el final para la vida de una nena víctima de  horribles maltratos , como que su madre le pegaba con un zapato de  taco aguja.


A los dos meses aproximadamente, encontrado el cadáver de la adolescente, la madre volvió a lagrimear (sollozar) ante los micrófonos, dolida por la muerte de su hija y sin poderse explicar cómo y quien había cometido semejante atrocidad. Avanzada la investigación todos los indicios condujeron a señalar como autores del crimen a Marcela y a su pareja. Ya con suficientes pruebas, a mérito del Fiscal Oscar Giecco, se procedió a encarcelar a ambos. Parecía que el caso había sido resuelto… hasta que se produce el suicidio o muerte por tortura de José  Cortez , el concubino de Marcela mientras estaba preso en la central de policía.. 


La Juncos entonces señaló a Cortez como el autor material del asesinato y puso como excusa la actuación durante la búsqueda del cadáver de su hija y en la fase posterior a su hallazgo, que obraba bajo la amenaza de muerte realizada por el “asesino“ de María Victoria. Una serie de golpes constatados en su cuerpo la asistían en éste argumento. El Tribunal no halló pruebas ni indicios lo suficientemente sólidos como para condenar a la acusada y aplicó el principio in dubio pro reo es decir que ante la duda, se beneficia la posición del acusado. La absolución fue mal tomada por una verdadera multitud que estuvo a punta de quemar el edificio de tribunales,durante un feriado del 12 de Octubre de 2004, ,algunos funcionarios judiciales fueron sacados en carros especiales de la policía que había llegado desde Cordoba,para reforzar a las desbordadas tropas locales. Este caso tuvo  una repercusión popular importante por todas las características que lo rodearon  y muchos de quienes lo siguieron en todos sus pasos se sintieron defraudados y reaccionaron violentamente contra el Palacio  de los Tribunales. . Al día siguiente del fallo estaban en San Francisco, entre otros, dos medios televisivos nacionales que cubrían una manifestación organizada por quienes legítimamente exigían  Justicia en este caso que quedaba sin culpables.En este caso conocemos el contexto, pero cuando la información que consumimos es de otros puntos del país, especialmente de la Capital Federal, no podemos menos que sospechar de ser manipulados de una forma que no reconoce pruritos de ninguna naturaleza.La cobertura fue desastrosa y sumó a la confusión general.

¡HIJA DE MIL PUTA¡ El día que estuve a punto de golpear  a  la Madre Asesina y mis viajes a Córdoba para lograr un segundo juicio. El horror de enfrentar al mismísimo demonio.

A la pareja de asesinos la conocí una noche que se llegaron a mi casa para contarme sobre   la " desaparición  " de la nena.  Los invité a cenar, le presté el teléfono para que hablaran a una radio de Buenos Aires   y hasta le conseguí un trabajo a  Cortez , que era un buen herrero. En pocos días de investigación me di cuenta de sus mentiras y comenzó un largo  enfrentamiento personal con Madre Asesina, la mujer  de las lágrimas falsas. 

Entre el primer juicio   y  la declaración  de nulidad por parte del  Tribunal Superior de Justicia  , pasaron dos años. En ese lapso viajé 3 veces a Córdoba para reunirme con abogados ligados al poder judicial con la intención de lograr un nuevo juicio. Pero antes  pasaría por el infierno; una tarde de invierno bajando las escaleras de Edificio Pellegrini  me topé cara a cara con  Madre Asesina quien estaba en libertad , la depravada estalló en una carcajada y de no ser por el director de la radio,  Hugo Barrios , que   me  aprisionó desde atrás , podría haber cometido el peor error de mi vida. No conforme, cuando se perdió en los pasillos que dan a la calle , volvió a reírse  con tanta ferocidad que la gente se daba vuelta para mirar,sólo atiné a gritarle ¡Hija de mil puta! Ese día me juré que haría lo imposible para verla en otra vez sentada ante un tribunal.  El fiscal de cámara  Víctor Pezzano  fue en casación hasta el TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CÓRDOBA Y LOGRÓ SE ANULE EL PRIMER JUICIO  Y SE REALICE UN SEGUNDO, EN LA CIUDAD DE BELL VILLE 

¿Cómo murió Vicky?

En el atardecer  de ese oscuro día de enero, fue golpeada por Cortez con la ayuda de Madre Asesina, estrangulada con un cable, desvestida y enterrada en el patio de la casa. Varías horas más tarde y aprovechando la oscuridad, Cortez cargó el cadáver  en un carrito de dos ruedas, lo enganchó a su moto y tomó  calle 9 de Setiembre hasta la ruta 158, a pocos metros de cruzarla, cavó una fosa y le tiró cal viva para destruir el cuerpo, la tierra  cubrió por un tiempo la verdad.

¿Cómo podría haberse salvado Vcky?

Consta en los dos juicios que los vecinos de la casa donde  vivía Vicky con su familia, habían escuchado a la nena que  su madre y padrastro la maltrataban. Esos vecinos no sabían que JOSE CORTEZ  había estado preso 7 años en la cárcel por violador.  De haber existido un Registro Público de Violadores, los comentarios de la víctima  , habrían tenido otro significado.

¿Cortez se suicidó o murió por las torturas de la policía?

La madrugada previa a la  aparición del cuerpo de Vicky  , el padrastro  José Cortez  estaba preso e imputado, en  una celda de la central de policía en calle Libertad.  Confesó el crimen, dibujó un mapa consignando el lugar donde había enterrado a la víctima  , mas tarde se suicidó colgándose con una media atada a la reja del calabozo. Para  sus familiares falleció por la torturas de los policías, la justicia nunca se mostró muy interesada en investigar el final del asesino , que ya había estado preso 7 años por violar a una jovencita en Porteña.

¿Porqué se realizó un segundo juicio?

El fiscal  que acusó en el transcurso del juicio, Victor Pezzano había pedido cadena perpetua en el , pero la Cámar del Crimen  absolvió a  la  Juncos  No conforme (Pezzano) presentó un recurso de casación ante el Tribunal Superior de Justicia de Córdoba.le dieron la razón se anuló la sentencia del primer juicio y se ordenó otro.

¿Por qué el segundo juicio se realizó en Bell Ville?

Motivo:  la misma Cámara del Crimen no podía volver a juzgar el mismo caso. 

¿Por qué  el periodismo local le dio la espalda al segundo juicio?

Salvo los colegas  Julián Medina y Nico Albera , quienes me acompañaron en los últimos viajes a Bell Ville  para que no me duerma manejando y Osvaldo Soria  quien estuvo presente en el  epílogo  del juicio , los medios no aparecieron . Quizás no quisieron  chocar con la Justicia de San Francisco  que había absuelto a la asesina en primera instancia  y luego le dieron vuelta la sentencia en Córdoba. POR ESE MOTIVO NO HAY IMÁGENES DE VIDEO REGISTRADAS POR MEDIOS LOCALES. 

¿La defensa de juncos  apeló la condena en el segundo juicio?

Si , pero en 2008 el Tribuna Superior de Justicia  ratificó la condena a cadena perpetua.

ESCLARECEDOR  FRAGMENTO DE LA CONDENA A CADENA PERPETUA EN EL SEGUNDO JUICIO.

quien ya venía teniendo unadisputa con su madre desde hacia quince días en razón de que quería ver
a su padre, por lo que entre la encartada Juncos y Cortez, le propinaron
diversos golpes, posiblemente después de una caída, con una pala u otro
elemento similar, produciéndole una golpiza feroz a la niña,
principalmente en su rostro y en otras partes de su cuerpo, con lo cual le
provoca la fractura del maxilar inferior izquierdo y de la apófisis zigomática
izquierda, entre otras lesiones, quedando la misma totalmente indefensa ,
tras lo cual entre ambos, es decir José Ramón Cortez y Marcela del Valle
Juncos, utilizando probablemente una cuerda o elemento similar, con la
cual, intencional y con el ánimo de matar, enrollan al cuello de la menor,
hasta provocarle su deceso por asfixia. Luego, a los fines de ocultar el
homicidio, José Ramón Cortez, siempre contando con la necesaria
colaboración de su concubina, es decir de la imputada Juncos, procede a
atar de pies y manos con sogas el cuerpo de María Victoria Juncos, el cual
entierra en el patio de la casa, donde improvisó una fosa cavando con
una pala, lugar donde arroja a la menor y luego la tapa con tierra. Luego
del terrible suceso, los encartados idearon una estrategia a los fines de
ocultar el asesinato de María Victoria Juncos y que los había tenido como
protagonistas; de tal manera, se confabularon para dar a conocer
falsamente que la niña había desaparecido de su casa luego de haber
salido a vender pastafrolas en viviendas vecinas del Barrio Bauchard de
esta ciudad, donde los mismos se domicilian, tratando de distraer la
atención de la comunidad toda y en especial de los investigadores
policiales para que nada sospecharan de ellos, denunciando esta
situación totalmente irreal ante las autoridades prevencionales y los medios
de difusión pública. Concretada esta primera etapa del plan urdido entre
ambos, José Ramón Cortez contando siempre con la necesaria
colaboración de la prevenida Marcela del Valle Juncos, sin que se haya
determinado con exactitud pero posiblemente ya en la madrugada del
día diecinueve de enero de dos mi tres, procede a descubrir la fosa del
patio donde yacía María Victoria Juncos, envuelve su cuerpo en bolsas de
nylon, tras lo cual lo tapan con una camisa de color blanco, un saco de
color azul y unas frazadas cortadas y lo atan con una cuerda.
Seguidamente, Cortez carga a la menor en un carrito de metal, con
ruedas de bicicleta, que comúnmente utilizaba para cargar leña y
efectuar sus tareas habituales de herrero, lo engancha detrás del
ciclomotor marca Garelli, de color rojo, dominio nº 043-BRM y carga en el
mismo palas y líquidos corrosivos. Inmediatamente y amparado en la
oscuridad de la noche, sale de su domicilio llevando el cadáver de la niña
y se dirige hacia un camino público que generalmente recorría, por él
plenamente conocido, ya que era utilizado por el mismo y su concubina
como habitual paso para visitar a unos parientes que se domicilian en la
zona rural de esta población. Así, José Cortez se dirige con dicho rodado
por la calle 9 de septiembre hasta la intersección con la ruta Pcial. nº 158,
atraviesa la misma y continúa en la misma dirección hacia el oeste por el
camino público antes mencionado, unos mil metros, y al llegar al cruce
con otro camino “perdido”, gira hacia su izquierda y continúa hacia el sur
unos quinientos metros más donde estaciona la motocicleta. Allí, mediante
la utilización de palas, cava una nueva fosa de aproximadamente un
metro de profundidad donde arroja el cuerpo de quien en vida fuera
María Victoria Juncos y le arroja sobre ella cal y líquidos corrosivos a los
fines de facilitar y acelerar la descomposición del cuerpo y evitar que
olores nauseabundos pudieran llamar la atención de ocasionales visitantes
del sitio. De tal manera, cubre con tierra la fosa. También, al solo efecto de
ocultar el delito, el imputado Cortez procede a arrojar al frente de la fosa y
casi sobre el camino restos fósiles de animal vacuno para disimular los
olores fétidos que pudiera emanar el cadáver de la niña, tras lo cual se
aleja del lugar. La causa de la muerte de la menor, según surge de la
autopsia llevada a cabo por el Médico Forense, se debió a un golpe fuerte
y contundente en la zona izquierda del rostro, cráneo y maxilar inferior,
siendo sugestiva la lesión en piel del cuello de una compresión
posiblemente con cuerda fina, lo que hubiera complementado el
traumatismo con una asfixia mecánica causando el deceso de quien en
vida fuera María Victoria Juncos.-

Pérez Darío Eduardo

Técnico Superior en Periodismo, Comunicación Institucional y Medios. Director de FM Romántica 90.7

Te puede interesar