Como en la canción de Calamaro : presos por fumar un porrito en la plaza

POLICIALES 03 de febrero de 2018 Por
Ocurrió en Plaza Velez Sarfield
f999x666-262297_357362_3

"Voy a salir a caminar solito 
sentarme en un parque a fumar un porrito 
y mirar a las palomas comer el pan que la gente les tira "

Lo anterior es un fragmento de la canción LOCO de  Andrés Calamaro.Por lo que expresa y por la invitación  a fumar  un porrito durante los recitales, el músico fue denunciado en Córdoba  y otras provincias, acusado de realizar la apología del consumo de marihuana. La historia se hizo real en la plaza Velez Sarfield de San Francisco, en uno de sus bancos fueron detenidos por la FPA, dos jóvenes de 19 años , poseían un cigarrillo de marihuana  y  10 gramos de la droga mas mediática de San Francisco. La  causa es llevada a por la Dra Natalia Plano, uno de los chicos fue detenido .MIENTRAS ESTO OCURRE, EL FISCAL BERNARDO ALBERIONE  TRATA DE ENCONTRAR A LOS  QUE APORTARON  LOS  $ 5.000.000  NECESARIOS, PARA COMPRAR EL CARGAMENTO DE  MARIHUANA SECUESTRADO EN SAN FRANCISCO Y FRONTERA.

El delito de celebrar con un porro

El músico festejó el fallo de la Corte que despenalizó la tenencia con un cigarrillo de marihuana. Hubo una denuncia que fue desestimada, pero Germán Moldes ordenó seguirla. Por Emilio Ruchansky

La velada transcurrió entre amigos y conocidos en el club La Estrella de Maldonado, y Andrés Calamaro, el anfitrión, no dijo nada de “lo lindo que estaba la noche para fumarse un porrito”. Se lo fumó. Habían pasado solo dos días del fallo de la Corte Suprema que declara inconstitucional penar la tenencia para consumo personal. El motivo original de la reunión era presentar el libro Postales tumberas, de Jorge Larrosa, alguien filmó lo sucedido y lo subió a una página web. Enseguida apareció una denuncia contra Calamaro por “apología” y nuevamente un fiscal se la tomó en serio. La causa se inició por denuncia de “un particular”. El expediente recayó ante el juez federal Norberto Oyarbide, quien lleva actualmente el caso de la mafia de los medicamentos. El magistrado solicitó un dictamen al fiscal Eduardo Taiano y éste recomendó el cierre de la causa, basándose en los lineamientos del fallo de la Corte Suprema.

A modo de “consulta”, Oyarbide le envió el expediente a Germán Moldes, fiscal de la Cámara Federal, quien se opuso al cierre. Y escribió en su dictamen: “Cegar ‘ab initio’ (de antemano) toda posibilidad de indagación basándonos en el reciente pronunciamiento del Supremo Tribunal constituiría, en mi modo de ver, un grave error: el de considerar, desde ahora y para el futuro, la decisión de la Corte como un vasto o ilimitado permiso para el consumo de estupefacientes en cualquier circunstancia y lugar”.

La justificación, para Moldes, es que sólo queda “fuera de la jurisdicción criminal” el consumo de marihuana “sin trascendencia a terceros”. Y en este caso, habría alguien damnificado (por lo que supo este diario, “el particular” no participó de la reunión, sólo vio el video por Internet). Fuentes del caso aseguraron que Oyarbide todavía no decidió si tomar el caso o no. La posición de Moldes tiene un respaldo: una resolución de la Procuración General de la Nación de 1996 que aún sigue vigente.

Dicha resolución es contraria al reciente fallo de la Corte y remarca que deben apelarse todos las causas relacionadas con tenencia para consumo personal para asegurar “coherencia y unidad en el Ministerio Público fiscal”. El procurador general de ese momento, Angel Agüero Iturbe, basa su dictamen en los párrafos más ásperos del fallo Montalvo de la Corte menemista: “Entre las adicciones que ofenden al orden, la moral y la salud pública se encuentra sin duda la tenencia de estupefacientes para consumo personal, porque al tratarse de una figura de peligro abstracto está ínsita la trascendencia a terceros, pues detrás del tenedor está el pasador o traficante hormiga”.

Moldes apartó al fiscal Taiano del caso y designó al fiscal Federico Delgado para que continúe investigando lo sucedido aquella noche donde Calamaro brindó y fumó en honor al juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni y del jefe de Gabinete Aníbal Fernández, los dos promotores del cambio de paradigma sobre las drogas. Por su parte, Moldes opinó que el reciente fallo de la Corte es “significativo y oportuno sin lugar a dudas” y dijo estar entre quienes lo esperaban y celebraron también.

“La Corte Suprema bajó el telón sobre lo que quedaba en pie de un absurdo lógico”, reflexionó el fiscal acusador, al referirse al hecho de que la ley no pena el consumo personal, pero sí la tenencia con esos fines. Hasta planteó la necesidad de “campañas efectivas de esclarecimiento de los efectos dañinos del uso de drogas”. Nada dijo sobre la economía procesal, el principio por el cual no debería tratar de elevar una causa que, con esta Corte Suprema, va a terminar siendo favorable a Calamaro, quien pasó diez años procesado 

Pérez Darío Eduardo

Técnico Superior en Periodismo, Comunicación Institucional y Medios. Director de FM Romántica 90.7

Te puede interesar