Cuando la gente leía el diario sentada en la laguna de Mar Chiquita

VIDA SALUDABLE 27 de enero de 2018 Por
En el verano del 1944 los huéspedes del Hotel Viena leían el periódico sentados en el agua, ”la mar“ comenzaba a transformarse en una gran salina creando un nuevo paisaje y poniendo a prueba a una generación durante diez años. Un informe de Regionalisímo .
Foto1
Por Daniel Cerutti (Especial para Regionalísimo)
En el verano del 1944 los huéspedes del Hotel Viena leían el periódico sentados en el agua, ”la mar“ comenzaba a transformarse en una gran salina creando un nuevo paisaje y poniendo a prueba a una generación durante diez años.
Paralelo a ello en Miramar se sucedían en el poder Comisionados municipales y la actividad privada aun suplía al Estado.
El mundo entraba en la posguerra, la economía local, si bien diversificada, mantenía su perfil en el turismo salud.
La gran experiencia empírica en la utilización de agua y barro era fruto del esquema europeo que habían instaurado en la década del 1920 Victorio Rosso y Pablo Guglieri. Los principales establecimientos hoteleros de Miramar tenían baños termales y en toda la costa, especialmente en verano, era frecuente ver embarrados secándose al sol para luego quitarse el barro con agua de la laguna.
Los ocho años del Dr. Fernando Torrres en el Viena quedaron para la historia de Miramar como el único intento privado(destinado a solo un extracto social), de revertir la estacionalidad aplicando Termalismo y Fangoterapia integral: tratamientos personalizados, exhaustivo control y seguimiento medico, dietas alimentarias, biblioteca, culto al silencio, al reposo, terapias complementarias con la naturaleza, instalaciones de alta calidad y servicios profesionales, en un todo armónico reconocido con testimonios escritos en el Gästebuch del hotel y en la prolija casuística. El Dr. Torres desde el 1923 era Presidente de la Comisión de Climatología y Climatoterapia de la Pcia de Córdoba, posteriormente Profesor de la Facultad de Ciencias Medicas de Buenos Aires, un apasionado estudioso de Mar Chiquita y gran luchador contra la desidia oficial. Ya como Director del Pabellón Termal del Viena en 1943 escribía:"Trato así de llevar al conocimiento del cuerpo medico y del publico en general, las propiedades terapéuticas de Mar Chiquita, en los meses de invierno, eficaces aun sin la balneación, atrayente y grata al aire libre en el mar posible solo en verano.
Podemos decir que la temporada de invierno en Mar Chiquita comienza en Abril con una temperatura máxima de 25°C en el agua de mar y 20°C en el aire, concluyendo con los primeros calores del sol cordobés en Noviembre con temperaturas que llegan a 36°C en el agua haciéndola mesotermal. Durante esa larga temporada de siete meses se malogran hasta ahora las propiedades curativas de esa fuente de salud al no poderse aplicar la balneoterapia al aire libre, pero hoy, gracias al esfuerzo privado, podemos brindar Baños termales de agua y fango. Por ello hoy tratamos de intensificar el efecto fisiológico de estos elementos por medio de métodos terapéuticos modernos y es por eso que estamos empeñados en estudiar ese efecto aplicando esa agua y fango secundados por el clima sedante y templado del lugar, durante el invierno y sin el baño de mar solo aplicable en verano para ello el agua de mar, extraída por bombeo y filtrada, va directamente a las calderas del pabellón termal en el Gran Hotel Viena donde se calienta hasta 95°C para aplicarse en baños de inmersión a temperatura desde 36°a 42°C. Igualmente el fango, inmediatamente después de extraído del lecho de la fuente, es calentado a baño maría para ser aplicado en lutaciónes generales o parciales".
Dos años después del cierre definitivo del Viena en 1948 se crea el Estado de Israel y mucho tiempo después se organizan Kibutz en las cercanías del Mar Muerto para reiniciar la tradición milenaria que los romanos con su sentido de la belleza ya habían plasmado, dejando testimonios asombrosos. El rey Herodes en su palácioMassada tenia instalaciones termales.
La fangoterapia en el Mar Muerto comenzó muchos años después de la creación del Estado de Israel, copiando la postal clásica de Miramar en verano.
Mientras que aun hoy la postal del Mar Muerto (favorecida por temperaturas anuales estables entre 20 y 32°C), se mantiene inalterable y mundialmente convocante, en Miramar esta gestión municipal bloquea cualquier iniciativa para revertir la estacionalidad y, lo mas grave, carecen de plan o proyecto propio con acciones conducentes a ese fin.
Hay un solo elemento que marca la diferencia en la utilización histórica del Barro en el Mar Muerto y en la tradición de Miramar: en el primero nadie saca barro y se embarra como fue históricamente en nuestro pueblo. Al barro allí lo extraen profesionalmente, lo procesan, lo someten a rigurosos controles y luego lo ponen en contenedores especiales para su uso a una temperatura entre 37° y 40°C, cosa que jamás se hizo en Miramar.
Existen en el mundo de la Fangoterapia normativas muy claras para la utilización de Peloides que se deben respetar si se retorna a esta actividad.Dejar en manos privadas el proceso de extracción del fango es como pedirles a los productores de soja que se encarguen de cuidar el bosque nativo.El Estado, ligado al Área Natural Mar Chiquita, no puede estar ausente si se avanza en la idea del fango en el entorno de un futuro Parque Nacional.
La postal del Mar Muerto debe regresar a Miramar ("para los mas"). En nuestro pueblo hay arquitectos e ingenieros de gran capacidad que tienen el deber de proyectar y llevar a la belleza estética el minimalismo esencial en instalaciones para su utilización todo el año.
El agotado reino del Marketing con 50.000.000 U$A demostró que sus acciones impuestas y arrogantes no sirvieron para que Miramar regrese a su edad de oro ni tampoco para revertir la estacionalidad, a pesar que es el destino turístico que mayores posibilidades potenciales tiene para lograrlo.
Todo indica que se extingue una época y se abre el camino de la renovación de ideas, proyectos y protagonistas. Ojalá estos encuentren estímulos para intentar convocar y consensuar a partir del agua, el fango y la historia de Miramar.
Daniel Cerutti
Nota: El autor ha escrito el libro "Pueblo de Barro", aun inédito

Pérez Darío Eduardo

Técnico Superior en Periodismo, Comunicación Institucional y Medios. Director de FM Romántica 90.7

Te puede interesar