¡Hey Triacca tené cuidado con lo que decís de Julia, Sandra y Amalia, la concha de tu madre, pelotudo!

OPINIÓN 20 de enero de 2018 Por
"Mirá Darío, Julia no es un empleada tuya para que ensucies donde vos quieras,viene a trabajar ...no es tu sirvienta".Así me hablaba mi madre, cuando yo era chiquito y el mundo grande.
lavanderas

"Mirá Darío, Doña Julia no es un empleada tuya para que ensucies donde vos quieras,viene a trabajar ...no es tu sirvienta, andá a levantar la ropa que dejaste tirada en el piso , de lo contrario le digo a tu padre que  esta tarde no te  de el fútbol, nunca te olvides que Yo también fui empleada doméstica"Amalia me dictó esa sentencia , parada en la puerta de la casa de mi infancia , en la esquina de Echeverría y 9 de Setiembre. ¿Que había pasado? Había ocurrido que a mis 8 años , venía de revolcarme en el mejor entretenimiento que pueda encontrar un pibe:  un montaña de arena fina , ubicada en la vereda del vecino y como estaba apurado para bañarme, tiré toda mi ropita  sobre el piso de la galería. 

 Doña Julia, era una señora tan bajita , que cuando se sentaba en la silla, sus pies no tocaban el piso.  Trabajaba como una burra para mantener a su dos hijos : Mario y  José , este último pasó a la historia como José-José  , hoy es bandera en la tribuna de Sportivo. Trabajaba en 4 casas para parar la olla  y además atender la suya, con mi vieja no se tuteaban, pero compartían la tareas  y sus vidas. 

 Doña Julia ( en esa época) cobraba aguinaldo  y por la ropa que se llevaba a planchar a su humilde casa, un dinero extra. Amalia  lo consideraba justo, no quería que su empleada pasara por el manoseo que soportó en carne propia,durante su juventud en Zenón Pereyra, su pueblo natal.

Hace algunos pocos años,creo en 2008,   mi vieja se pudo jubilar con la moratoria , esa que los goriloros  tildan de " se jubilaron sin aportar". Cuando cobró su primer recibo de jubilada, Amalia se largó a llorar y  mientras cocinaba su inimitable arroz -con leche , balbuceaba emocionada " se hizo justicia por todas las mujeres que nos trataron como sirvientas, como esclavas , no todos , pero la mayoría ...".  Me contó, mientras me servía esa arroz con leche que nunca volveré a comer,  todo lo que sufrió trabajando desde muy jovencita en las casas pertenecientes a las flias más ricas de Zeñón Pereyra; exceptuaba al Sr Armando, que era justo y respetuoso. Se trataba de Alberto J. Armando, quien luego llegó a ser presidente de Boca Juniors. Una de las patronas no la convidaba  ni siquiera con  las migas de las meriendas, mientras Ella lustraba los muebles  de la casa.

Por el recuerdo de Doña Julia y  Amalia y aunque ambas odiaban las " malas palabras"; señor Ministro de Trabajo de la Nación , quiero decirle algo, utilizando sus propias expresiones ; ¡ PELOTUDO, NO TE METAS CON  JULIA ,AMALIA Y SANDRA , LA CONCHA DE TU MADRE !

Posdata: desordenas frases en homenaje a a miles de mujeres que trabajan en casas de familia.

Pérez Darío Eduardo

Técnico Superior en Periodismo, Comunicación Institucional y Medios. Director de FM Romántica 90.7

Te puede interesar